Infravalor y Punto Final

hecho-en-mexico-600x400Es obvia y natural la indignación que generan las posturas racistas y soberbias de Donald Trump, cuando el presidente estadounidense se refiere a otro país siempre lo hace desde una postura de superioridad, con menosprecio hacia los demás.

En el caso de México, pareciera que cada que Trump se refiere a nuestro país pretende bajar el ánimo nacional, evidenciar lo grande y poderoso que es Estados Unidos y lo pequeño y débil que es nuestra nación.

Pero paradójicamente, parece que el discurso del norteamericano está generado todo lo contrario al efecto deseado. A partir de las bravatas de Trump se ha propagado una especia de nacionalismo y solidaridad pro México como no ocurría hace mucho tiempo.

Buena parte de la comunidad internacional ve con buenos ojos la posición de México ante las posturas de Trump, la cancelación del viaje generó simpatías inesperadas, varios países han manifestado públicamente su apoyo nuestro país.

Pero lo más importante, muchos mexicanos empezamos a valorar y ubicar la importancia económica de México ante Estados Unidos y el mundo.

Por obvias razones siempre hemos visto a nuestro vecino del norte como el gran hermano, como el todo poderoso y en buena parte lo es, pero nosotros también tenemos lo nuestro y es mucho más de lo que gran numero de casos creíamos.

En lo particular, no había dimensionado nuestro poder económico respecto a EUA, hoy somos su tercer socio comercial apenas abajo de China y Canadá, y pese a Trump las tendencias indican que en pocos años seremos el primer socio comercial.

Hoy lo que EUA le vende a México es mayor de lo que le vende a China y Japón juntos por eso 6 millones de empleos en EUA dependen de lo se exporta a México.

El valor de lo que México le compra a EUA es 1.2 veces superior a lo que le compran en conjunto Francia, Alemania, Reino Unido y Japón.

Fuera de EUA, el lugar donde más gringos tienen su residencia fija es México, y por si fuera poco casi 35 millones de personas de origen mexicano viven actualmente viven en EUA con toda la fuerza de mercado que eso significa.

Sin proponerselo Trump nos está ayudando a valorar lo que somos, tenemos y podemos, ya sea con o sin Estados Unidos.

Punto Final

Si no contaminan no pagarán.

torrescorpus@hotmail.com

Imagen, ocho de febrero 2017

“TLCiego” y Punto Final

donald-trumpTrump constantemente amenaza con que el TLC se renegociará, con que impondrá nuevos impuestos a las importaciones o de plano que lo abandonara; a primera vista parece mal renegociar el tratado y terrible que se deshaga.

En buena parte es cierto, pero no sólo para México, abandonar el TLC también implicaría altísimos costos para EUA, donde 32 de sus 51 entidades son altamente dependientes del tratado, para potencias industriales como California, Texas, Nuevo México, Arizona y Lousiana, México es el principal destino de sus exportaciones.

Para otros 19 estados, México es su segundo socio comercial; tan sólo por estas poderosas razones económicas no sería tan fácil renegociar ventajosamente para EUA el TLC, mucho menos abandonarlo; si a esto le sumamos que para salirse tienen que seguir una serie de pasos que van muchos más allá del poder del presidente estadounidense, el panorama parece casi imposible.

En el supuesto que Trump pudiera abandonar el TLC, la medida sería mala para México pero no una tragedia, ya no tendríamos las ventajas del tratado pero al salir en automático entrarían las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC) que beneficiarían más a México que a EUA.

Gracias al TLC todos los productos mexicanos que tienen un certificado de origen no pagan aranceles; en caso de salir del tratado los productos de México pagarían un arancel promedio de 1.9% para productos industriales y de 6.4% promedio para productos agropecuarios.

De la misma manera, actualemente los productos estadounidenses con certificado de origen no pagan aduanas, pero sí se salen del TLC los productos de EUA pagarían un arancel promedio de 7.7% para bienes industriales y de 38.4% para agropecuarios.

Evidentemente el menos perjudicado por abandonar el TLC sería México, y tal vez hasta se pudiera beneficiar de este diferencial.

Ante esta realidad Trump ha amenazado con que pondrá aranceles del 35% a los productos mexicanos, pero no es tan fácil, además de abandonar el TLC tendría que salirse de la OMC, lo cual significaría una catastofre económica para EUA.

Y por si fuera poco, aparte de todo esto tendría que pasarlo por el Congreso (cosa que llevaría años) ya que imponer aranceles no es facultad del presidente estadounidense.

Punto Final

En el fondo y no tanto, las amenazas de Trump son sólo eso y unicamente pueden tener su origen en la ignorancia o la soberbia.

torrescorpus@hotmail.com

(Imagen, Zacatecas, febrero 1 2017)

La vaca suiza y Punto Final

vacas suizasCon celo guardo recortes de periódicos y revistas zacatecanas de los 60, 70, 80, 90 y contemporáneos, en todos la constante es la crítica por la realización de obras.

En todos estos años la queja ha sido la misma: “cómo puede hacerse un bulevard, palenque, estadio, teleférico, cableado, alberca, estacionamiento, etcétera, si en Zacatecas hay miles de pobres”.

Y tienen razón, en Zacatecas hay miles de pobres, pero cancelar la construcción de infraestructura no acabará con los más necesitados, ni de manera automática los recursos de una obra cancelada se transferirá a una persona necesitada.

En mis primeros días de Universidad, un profesor solía ejemplificar la desigualdad del “malvado” capitalismo diciendo que una vaca en Suiza comía mejor que un niño en África.

El ejemplo era en cada clase, incluso nos compartió un ensayo al respecto, sin embargo, al poco tiempo la mayoría entendimos que tenía razón, los niños africanos apenas comían pero no porque la vaca dejara de comer en Suiza el niño iba a comer en África.

Entendimos que la economía no es un “juego de suma cero”, es decir no es un sistema en el que para que alguien gane dinero otro debe perderlo, no.

Luego comprendí que la economía no sólo no es un juego de suma cero, también lo es la gestión pública, que realizar una obra de infraestructura cultural o deportiva no significa dejar sin alimentos o casa a los más necesitados.

Desde principios de los 90, los presupuestos públicos, especialmente el federal, han tenido una superespecialización y un riguroso control para su reparto.

Así el presupuesto federal contempla algo para todo, desde operación de satélites hasta instalación de museos comunitarios; y los recursos van a parar a aquellas instituciones que mejor gestionan, que entregan proyectos y cumplen convocatorias.

Hay quién cree que construir una alberca o arreglar un museo significa dejar sin dinero a los más pobres, pero no es así, para esos y casi todos los casos hay un recurso asignado y etiquetado por la Secretaría de Hacienda que luego aprueban en la Cámara de Diputados.

Sí ese dinero para albercas o restauración no se gasta en Zacatecas o Jalisco, se gastará en otro localidad, pero créame no se asignará para los necesitados de Zacatecas.

No porque se deje de hacer una autopista, los más necesitados verán aumentos en sus ingresos, al menos no con recursos del presupuesto federal.

Punto Final
Por sus compadres los conoceréis.

*torrescorpus@hotmail.com

Pablo Torres Corpus (Publicado en Imagen, Zacatecas, Zac. 10 de abril de 2013)