“El fracaso” y Punto Final

boletinprensa9julio2014“El lunes pasado se celebraron cuatro años de la reforma en telecomunicaciones, pero no hay que celebrar, esta reforma que tiene sumido al país en una profunda crisis tecnológica y a millones de consumidores explotados por un monopolio en telefonía fija y móvil”.

“A la par, padecemos ante las pocas y pobres opciones televisivas que impone la predominancia de un duopolio televisivo que se fortalece ante la falta de competencia y el cada vez más reducido, caro y censurado acceso a internet”.

Sin duda, lo anterior es lo que muchos querían, esperaban o temían que pasara con la reforma en telecomunicaciones aprobada en 2013, pero no. Para su desatino y nuestro bienestar no fue así.

Los que en y 2013 organizaron  mesas “informativas” y marchas asegurando que esta reforma sólo serviría para enriquecer a los Azcarraga, Salinas y Slim a costa de la pobreza y libertad de lo mexicanos fallaron abismalmente.

Aunque bajo la teoría de la mafia del poder y el anhelo de colapso de la vida nacional resulta prácticamente imposible aceptarlo (no digo aplaudirlo, simplemente aceptarlo) la reforma en telecomunicaciones no es la tragedia que aseguraron. Todo lo contrario.

Desde la promulgación de la reforma, el sector telecomunicaciones en México a crecido a un impresionante ritmo del 10% anual, el cuádruple de lo que crecen los demás sectores en promedio.

En lo que lleva la reforma, el acceso a internet ha crecido en más del 60%, pasando de 40 a 65 millones de mexicanos; y no, la reforma no sirvió para censurar las redes, según la ONG “Open Data Watch”, México es por segundo año consecutivo líder regional en datos abiertos.

Fue falso que se empoderaría a Televisa y Tv Azteca, hoy producto de la competencia, ambas empresas enfrentan severas crisis financieras.

Tampoco hay crisis tecnológica, desde la reforma la iniciativa privada ha invertido más de 230 mil millones de pesos en infraestructura. El acceso a la telefonía movil aumentó en 25%, hoy 80 millones de mexicanos tienen celular.

Y tal vez lo más evidente: la reducción de las tarifas de líneas telefónicas fijas y móviles que se han reducido en casi 50%, además de la eliminación de los cobros por larga distancia y roaming. Me alegro que los agoreros otra vez hayan fallado.

Punto Final 

¿Paga menos por su celular?

torrescorpus@hotmail.com  (Imagen Zacatecas, Zac. 28 de junio de 2017)

Anuncios

La vaca suiza y Punto Final

vacas suizasCon celo guardo recortes de periódicos y revistas zacatecanas de los 60, 70, 80, 90 y contemporáneos, en todos la constante es la crítica por la realización de obras.

En todos estos años la queja ha sido la misma: “cómo puede hacerse un bulevard, palenque, estadio, teleférico, cableado, alberca, estacionamiento, etcétera, si en Zacatecas hay miles de pobres”.

Y tienen razón, en Zacatecas hay miles de pobres, pero cancelar la construcción de infraestructura no acabará con los más necesitados, ni de manera automática los recursos de una obra cancelada se transferirá a una persona necesitada.

En mis primeros días de Universidad, un profesor solía ejemplificar la desigualdad del “malvado” capitalismo diciendo que una vaca en Suiza comía mejor que un niño en África.

El ejemplo era en cada clase, incluso nos compartió un ensayo al respecto, sin embargo, al poco tiempo la mayoría entendimos que tenía razón, los niños africanos apenas comían pero no porque la vaca dejara de comer en Suiza el niño iba a comer en África.

Entendimos que la economía no es un “juego de suma cero”, es decir no es un sistema en el que para que alguien gane dinero otro debe perderlo, no.

Luego comprendí que la economía no sólo no es un juego de suma cero, también lo es la gestión pública, que realizar una obra de infraestructura cultural o deportiva no significa dejar sin alimentos o casa a los más necesitados.

Desde principios de los 90, los presupuestos públicos, especialmente el federal, han tenido una superespecialización y un riguroso control para su reparto.

Así el presupuesto federal contempla algo para todo, desde operación de satélites hasta instalación de museos comunitarios; y los recursos van a parar a aquellas instituciones que mejor gestionan, que entregan proyectos y cumplen convocatorias.

Hay quién cree que construir una alberca o arreglar un museo significa dejar sin dinero a los más pobres, pero no es así, para esos y casi todos los casos hay un recurso asignado y etiquetado por la Secretaría de Hacienda que luego aprueban en la Cámara de Diputados.

Sí ese dinero para albercas o restauración no se gasta en Zacatecas o Jalisco, se gastará en otro localidad, pero créame no se asignará para los necesitados de Zacatecas.

No porque se deje de hacer una autopista, los más necesitados verán aumentos en sus ingresos, al menos no con recursos del presupuesto federal.

Punto Final
Por sus compadres los conoceréis.

*torrescorpus@hotmail.com

Pablo Torres Corpus (Publicado en Imagen, Zacatecas, Zac. 10 de abril de 2013)