Independiente-mente y Punto Final

Leo, conozco con satisfacción la renovada esperanza en la democracia que las candidaturas independientes ha propiciado en miles de votantes.

Este natural y espontaneo entusiasmo ha hecho que muchos describan, vean y crean en las candidaturas independientes como la solución (simplista) a todos los males del país.

Es un entusiasmo muy similar al que durante décadas millones de mexicanos tuvieron con la democracia y luego en la alternancia, creyéndolas en su momento único requisito para cambiar los males mexicanos.

La candidaturas independientes traen beneficios pero también peligros, muchos de los cuales ya los tenemos con o a pesar de los partidos.

El dinero es uno de los retos, en esta elección los independientes recibieron de las autoridades sólo una fracción de lo que recibieron los candidatos de partido, para competir todos los independientes echaron mano de donaciones privadas.

Además de ser desventajoso para los independientes porque compite dinero público contra privado, abre más el boquete para que dinero mal habido patrocine campañas.

O puede que miles de candidatos se inscriban y el dinero del INE no alcance para todos, peor, que a todos les dé dinero, cosa que lejos de abaratar la democracia la encarecería brutalmente.

También está la tentación del caudillo, con todo y sus defectos los partidos son instituciones, sí bien pueden representar intereses de grupo no están al servicio de un sólo hombre, por chafa que sea el partido hay reglas y órganos de deliberación.

Después de la Revolución, México vivió un época de “independientes desbordados” militares o caciques con poder personal y sin partido accedieron al poder con la libertad de ser “independientes” pero también con los excesos de no responder ante nadie.

Mérito de Plutarco Elías Calles fue institucionalizar la vida política del país mediante partidos políticos, así se dio orden a las inquietudes de miles de aspirantes que debían atender todo lo que un partido significa, lo bueno y lo malo.

Las candidaturas independientes no hacen bueno ni puro al candidato nomás por ser independiente, igual que las candidaturas partidistas no hacen malo al candidato por ser de partido, lo que hace bueno o malo al candidato es el propio candidato.

Punto Final

Que no haya suspicacias, bienvenidas las candidaturas independientes llenas de retos y oportunidades, pero también de riesgos y desproporciones.

Pablo Torres Corpus
17 de junio 2015, Imagen, Zacatecas

torrescorpus@hotmail.com

Anuncios

LAS CAMPAÑAS NEGATIVAS Y PUNTO FINAL

Aunque es una práctica común los comentarios sobre las campañas negras regularmente son desaprobatorios aun por aquellos que las practican.

Tal vez por ello desde 2007 los partidos políticos y el IFE vía reforma electoral intentaron inútilmente acabar con las campañas negativas y lejos de exterminarlas las envilecieron.

En 2006 abundaron las campañas negativas; el PAN acusó a Andrés Manuel López Obrador, igual el PRD contra Felipe Calderón, al final pocas cosas se sostuvieron pero supimos sabíamos quien y porque lo decía, nosotros decidimos si creer o no.

Adicionalmente los señalados tenían la posibilidad de defenderse por la misma vía, así lo hizo Felipe Calderón y Andrés Manuel, la efectividad de la defensa es otro asunto.

Hoy pululan las descalificaciones cibernéticas con el agravante de que son anónimas y sostener el hecho o saber el origen se hace casi imposible, ahora no existe la posibilidad de que el ofendido se defienda por el mismo “canal” ya que incurriría en una falta y paradójicamente se le sancionaría.

John Geer y Carlos Rodríguez Arechavaleta expertos en campañas sientan las bases para diferenciar los tipos de campañas en: Positivas, basadas en promesas y razones para votar por los candidatos, están firmadas y se conoce o identifica al emisor o patrocinador.

Negativas, donde los mensajes de los candidatos esta basados en ataques hacia otros partidos o persona, que están firmadas y se conoce o identifica al emisor o patrocinador. Difamatorias, son anónimas y difunden información carente de sustento o sesgada para difamar a una persona o partido.

Asimismo se establecen los aspectos positivos de las campañas negativas, por ejemplo las campañas positivas son mucho más propicias para la mentira, al no poder señalar los defectos del contrario lo más lógico y rentable es prometer todo lo prometible, aunque la mayoría de esas promesas no se vayan a cumplir.

Mientras que en las campañas negativas el que señala tiene la obligación de sostener y probar lo que dice de lo contrario quedará como mentiroso y la campaña se le revertirá.

Durante la campaña a la Presidencia gringa John McCain acusó a Barack Obama de tener nexos con grupos radicales ligados al Islam, el republicano no pudo comprobar lo dicho y quedó como un mentiroso desesperado.

Aquí en Zacatecas en plena campaña a la Presidencia Municipal, sin pruebas se lanzó una campaña negativa contra Cuauhtemoc Calderón, la cual no pudo sostenerse y dejó al ahora alcalde como víctima del poder y héroe de la honestidad.

Como ciudadanos tenemos la necesidad y derecho de saber los negros y verificables antecedentes de los candidatos y por falta de cultura informativa muchas veces las campañas negativas son la única forma en que nos podemos enterar. Sin las campañas negativas no habríamos sabido de Bejarano, de los hijastros de Fox, de las transas de Montiel.

PUNTO FINAL.

Por fin y que bueno que Miguel Alonso se decidió por un partido, por las dimensiones de sus aspiraciones no podía seguir en estado “contemplativo”.

PABLO TORRES CORPUS

torrescorpus@hotmail.com

(IMAGEN 3 de Junio 2009)