Independiente-mente y Punto Final

Leo, conozco con satisfacción la renovada esperanza en la democracia que las candidaturas independientes ha propiciado en miles de votantes.

Este natural y espontaneo entusiasmo ha hecho que muchos describan, vean y crean en las candidaturas independientes como la solución (simplista) a todos los males del país.

Es un entusiasmo muy similar al que durante décadas millones de mexicanos tuvieron con la democracia y luego en la alternancia, creyéndolas en su momento único requisito para cambiar los males mexicanos.

La candidaturas independientes traen beneficios pero también peligros, muchos de los cuales ya los tenemos con o a pesar de los partidos.

El dinero es uno de los retos, en esta elección los independientes recibieron de las autoridades sólo una fracción de lo que recibieron los candidatos de partido, para competir todos los independientes echaron mano de donaciones privadas.

Además de ser desventajoso para los independientes porque compite dinero público contra privado, abre más el boquete para que dinero mal habido patrocine campañas.

O puede que miles de candidatos se inscriban y el dinero del INE no alcance para todos, peor, que a todos les dé dinero, cosa que lejos de abaratar la democracia la encarecería brutalmente.

También está la tentación del caudillo, con todo y sus defectos los partidos son instituciones, sí bien pueden representar intereses de grupo no están al servicio de un sólo hombre, por chafa que sea el partido hay reglas y órganos de deliberación.

Después de la Revolución, México vivió un época de “independientes desbordados” militares o caciques con poder personal y sin partido accedieron al poder con la libertad de ser “independientes” pero también con los excesos de no responder ante nadie.

Mérito de Plutarco Elías Calles fue institucionalizar la vida política del país mediante partidos políticos, así se dio orden a las inquietudes de miles de aspirantes que debían atender todo lo que un partido significa, lo bueno y lo malo.

Las candidaturas independientes no hacen bueno ni puro al candidato nomás por ser independiente, igual que las candidaturas partidistas no hacen malo al candidato por ser de partido, lo que hace bueno o malo al candidato es el propio candidato.

Punto Final

Que no haya suspicacias, bienvenidas las candidaturas independientes llenas de retos y oportunidades, pero también de riesgos y desproporciones.

Pablo Torres Corpus
17 de junio 2015, Imagen, Zacatecas

torrescorpus@hotmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s