Limones y Punto Final


Imagen

El aumento casi generalizado de precios registrado durante las primeras semanas de 2014 ha sido opacado por la inflación en el precio del limón.

El escándalo se debe a que desde que dejamos la inflación anual de dos cifras pocos han tenido aumentos tan grandes en sus precios; otra, el uso casi universal que el limón tiene en nuestra comida, incluso superior al del chile  y finalmente la oportunidad política que significa que un producto tan popular se encarezca.

Por el aumento se les ha acusado a gobiernos de los tres niveles y hasta a los gringos, sin el omni- culpable neoliberalismo.

Sin embargo, el limón subió por la simple y sencilla razón de que su precio (como el de casi todo) está determinado por la ley de la oferta y la demanda, al haber pocos limones el precio sube y conforme haya más frutos el bajará.

El meollo de este aumento no es la ley de la oferta y la demanda sino porque hay pocos limones. El gobierno federal ha explicado que la escases de limón se debe a que es temporada de baja producción y una plaga llamada “dragón amarrillo” que ha azotado más de 40 mil hectáreas en los principales productores nacionales: Michoacán y Colima.

Además, existen factores que son políticamente incorrectos mencionar: la delincuencia y corrupción.

Desde finales de 2013 buena parte de las siembras se abandonaron por el acoso de los grupos del narco en Michoacán y Colima otros dejaron el corte para unirse a las autodefensas, no olvidemos que los primeros grupos surgieron por la convocatoria de los empresarios limoneros de la región.

Adicionalmente los golpes que le han dado a los templarios y familia michoacana han afectado la distribución del limón; los productores de la región admiten que el total de su cosecha o parte de ella era vendida o entregada a los delincuentes como pago en especie del derecho de piso.

Al golpear la estructura logística de los malandros se cortaron los canales de distribución limonera que tenían. Siendo poco el limón y de pilón mal distribuido sus precios se dispararon.

También se ha reconocido que el limón era utilizado para lavar dinero de la delincuencia, por ello en varias temporadas y aún con baja producción su precio estaba subvaluado.

Otras ocasiones se conseguía a precios mínimos porque los narcos lo utilizaban como cortina para esconder y transportar drogas que al ser entregadas desechaban el limón o lo vendían en centavos.

Tampoco podía faltar el clásico gandallismo de muchos productores, distribuidores y comerciantes que aún teniendo el producto en cantidad suficiente y a bajo costo, suben el precio aprovechando la escases de otros para así llevarse más dinero a la bolsa.

Lo bueno es que el ajuste de los precios se dará en uno o dos meses, tan pronto como los canales de distribución se restablezcan, se levante otra cosecha y las importaciones aumenten la oferta.

Lo malo es que ahora se vislumbra un aumento en el aguacate y la madera.

Punto Final

Tener instagram no nos hace fotógrafos; tener facebook no nos hace expertos; tener twitter no nos hace reporteros. No porque aparezca en internet es verdad.

Pablo Torres Corpus

torrescorpus@hotmail.com

(Imagen, El Alacrán, El Eco del Cañón) 

Anuncios

Contra las “auto” y Punto Final

ImagenLa semana pasada escribimos un breve resumen sobre los orígenes de la terrible situación que vive Michoacán, sus delincuentes, autodefensas y el desarme de estas.

Varias personas criticaron fuerte que el gobierno federal buscara el desarme de las autodefensas, “que desarmen a los narcos” fue consigna constante.

Entiendo la indignación que genera que los delincuentes actúen con impunidad y que ante una organizada respuesta ciudadana el gobierno busque replegarnos. Sin embargo la situación no es tan fácil, obedece a una táctica lógica.

Las autodefensas existen desde hace años en esa región, aunque eran mucho más pequeñas y estaban alejadas de las cámaras; nacieron por distancia del gobierno federal y la incompetencia del gobierno estatal que no aceptaba el problema, no actuaba ni permitía apoyos externos.

La Familia y los Templarios no son un cártel “típico” son guerrilla: adoctrinan, actúan por ideas más que por dinero, teniendo como bandera un derecho divino para salvar su territorio.

Como todas las guerrillas,  cuando la situación lo requiere atacan comercios o civiles para distraer y replegar a la autoridad; operan desde sitios casi inaccesibles, atacan y se esconden lo que hace difícil su ataque frontal y/o captura.

Las autodefensas son efectivas para atacar y vencer a este tipo de guerrillas porque tienen muchas cosas en común, conocen bien el territorio, identifican quienes son los líderes, los operadores, con quién se relacionan etcétera.

Sin embargo la autodefensas como otros grupos creados extralegalmente para atacar delincuentes son fácilmente penetradas por otros delincuentes enemigos de los primeros, por eso pronto se vuelve un caos donde un grupo de malosos es debilitado sólo para dar poder a otro grupo.

Así pasó en Vietnam, Colombia, Perú, Chile; con los grupos creados para combatir a las guerrillas mexicanas y hasta con los gangsters gringos.

¿Por qué desarmar a las autodefensas y no a los narcos? En primera porque las autodefensas aunque tengan una legítima razón para armarse están fuera de la ley, igual que los delincuentes y es obligación del gobierno desarmar y neutralizar a ambos.

Además las autodefensas son visibles, el gobierno sabe donde están y quienes, mientras que los delincuentes no saben donde se esconden y ni a ciencia cierta quienes son.

Resulta más práctico desarmar a los ubicables que a los escondidos. Pero una vez aplacadas las autodefensas y con la información obtenida las autoridades no tendrán pretexto para no hacer lo mismo con los delincuentes que son la raíz de todo este problema.

Punto Final
De los adelantados será el reino de los cercos.

 Pablo Torres Corpus

(Imagen, Zacatecas 22 enero 2014)

torrescorpus@hotmail.com

Michoacan´t y Punto Final

 

Imagen

A mediados de 2006 filtraron a medios nacionales una “matriz de riesgos nacionales”, este documento elaborado por el CISEN mencionaba que “la familia michoacana” (LFM) era el mayor peligro para la estabilidad nacional en los próximos años por la indiferencia del estatal y sobre todo, por el adoctrinamiento que daba a sus miembros.

Agencias de inteligencia estadounidenses retomaron el diagnostico e hicieron énfasis en el componente ideológico de la familia, argumentaban que a diferencia de los otros cárteles su fuerza y peligro no radicaban en el dinero sino en su adoctrinamiento ideológico.

Desde entonces hubo quién calificó a este grupo como una guerrilla, por su forma de operar, LFM reclutaba desde iglesias, daba pláticas de salvación, adecuó y aún reparte su propia biblia llamada “Salvaje de corazón”, apoyaba a las regiones pobres y protegía a la gente de otros cárteles, “sus sicarios no matan por dinero sino por ideales”  aseguraban.

Todos estos documentos fueron desestimados, los oficiales dijeron que eran falsos y los periodísticos que eran sensacionalistas, luego se implementó desde el gobierno federal  una estrategia urgente pero que atacó a la familia como un cártel típico y no como una guerrilla.

 

No hubo resultados y LFM sin liquidez empezó a darle la espalda a quienes eran su base social, cobrando primero por actividades ilícitas, luego extorsionando.

En 2011 el gobierno anunció el fin del imperio de la LFM por la detención de varios de sus “ideólogos”, y así fue LFM estaba mermada pero no se contó con que casi desde marzo del mismo año la región era controlada por “los templarios”, grupo escindido de LFM pero más cruel y ambicioso.

Los templarios no sólo sustituyeron a la familia sino suplantó al propio Estado, cobrando por todo lo legal e ilegal.

Hartos de estos abusos y la ineficacia del gobierno, cientos de michoacanos crearon las autodefensas para enfrentar a los templarios, pero solo desataron un problema y confusión mayor, puesto que no se sabe quién patrocina las autodefensas, si hay delincuentes involucrados o cuántos son.

La confusión llegó a tal grado que el gobierno federal tuvo que intervenir ante la rendición del gobierno estatal y como última instancia.

Ojalá y en este nuevo operativo se acepte que los templarios no son un cártel sino una guerrilla y por tanto se les debe combatir distinto.

El éxito contra las guerrillas no se da desde afuera, históricamente las guerrillas se han vencido desde adentro, con los de adentro. Es más efectivo infiltrar que acorralar.

Punto Final
No es posible hacer buenos tratos con malas personas.

Pablo Torres Corpus

torrescorpus@hotmail.com

Imagen, Zacatecas 15 enero 2014