LA SIMULACIÓN PETROLERA Y PUNTO FINAL.

Dentro del amplísimo debate sobre la reforma petrolera (que no energética) propuesta por Felipe Calderón se han analizado con profundidad y a veces hasta el cansancio los aspectos legales, morales, sociológicos, sentimentales y políticos de la iniciativa.

 

Minuciosamente han exprimido los conceptos legales secundarios y constitucionales, políticamente cada partido y político ha buscado llevar agua a su molino, pero en medio de tanto análisis prácticamente nadie se ha detenido a criticar, estudiar o proponer acciones referentes al área financiera de PEMEX o a los asuntos relacionados con sus finanzas.

 

Todos hablan de soberanía, riqueza, despojo, constitución pero nadie menciona instrumentos financieros, mercados internacionales, mercados de derivados, incentivos, outsourcing de capital humano y financiero. Para los ultradefensores del petróleo todos los aspectos financieros y de mercados se resumen en una sola palabra: privatización.

 

Publica o privada no debemos olvidar que PEMEX es una empresa y la vida de cualquier empresa depende de sus finanzas, de su manejo y salud financiera, Petróleos Mexicanos no esta exenta a las leyes del mercado ni puede sobrevivir fuera de las prácticas y reglas mundiales de finanzas.

 

El adoctrinamiento nacionalista fundado por el PRI, bien promovido por el PRD y los múltiples intereses que sindicatos y partidos tienen con PEMEX han propiciado en muchos sectores de la sociedad una inflexibilidad e irracionalidad a la hora de hablar sobre la petrolera mexicana, cualquier cambio en PEMEX significa una traición a la patria, han dicho repetidamente.

 

Precisamente esa cerrazón por conocer o discutir sobre la paraestatal ha llevado a PEMEX a buscar mecanismos y contratos financieros alternos, ilegales y absurdos, que solo funcionan para simular que se cumple con el atrasado marco legal que sobreprotege a PEMEX en México.

 

El marco legal vigente ha impedido a PEMEX modernizarse financieramente, pero por otro lado las exigencias de los mercados han hecho que Petroleos Mexicanos trabaje con intermediarias financieras y haga jugosos contratos fuera de México. Por un lado, legalmente se prohíben este tipo de instituciones y contratos en México, pero por otro lado PEMEX las necesita para poder vender en los mercados internacionales. Ante estos antagonismos entre legalidad, mercados y necesidad Petróleos Mexicanos financia y trabaja con empresa privadas instaladas en el extranjero.

 

Esta situación se parece aquella donde los padres celosos impiden que la hija tenga novio o que algún joven la visite, pero que por la edad y el crecimiento natural de la muchacha esta llega al momento de relacionarse sentimentalmente, sin embargo debido a la prohibición impuesta por los padres tiene y ve al novio a escondidas, en todas partes menos en la seguridad de la casa, a deshoras, con mayores gastos, llena de temores, en medio de chismes, con más problemas y muchos más peligros.

 

Los partidos y sindicatos celosos que no permiten que PEMEX contrate con privados u opere filiales financieras en México, han provocado que debido al escenario económico mundial PEMEX se asocie con particulares extranjeros, en otros países, sin pagar impuestos en México y sin reportar beneficio alguno a los mexicanos.

 

Mientras en México Petróleos Mexicanos tiene prohibido manejar, asociarse, colaborar o financiar algunos instrumentos o empresas financieras, en el extranjero PEMEX esta asociada, contrata y opera nueve compañías financieras.

 

ANTECEDENTES.

El tipo de contratos de venta se inauguró con Manuel Ávila Camacho, pero fue tal el descaro y corrupción que Adolfo Ruíz Cortines constitucionalmente prohibió que terceros, que no sea el gobierno mexicano a través de Pemex, puedan ejercer u operar contratos de venta de hidrocarburos nacionales.

 

Con la medida la corrupción se contuvo y desaparecieron los intermediarios financieros por años, pero con el paso del tiempo el esquema de operaciones cambió a nivel mundial sofisticándose extraordinariamente y fueron José López Portillo y su Secretario de Hacienda, David Ibarra Muñoz los que encontraron en este nuevo panorama la forma de hacer fortuna con el petróleo, sin modificar leyes y lo mejor, sin informar a los mexicanos.

 

En el setenta y ocho se descubrió por accidente como Shell se beneficiaba al comprar crudo mexicano en Rotterdam, Holanda, ahí se conoció que Margarita López Portillo, era la encargada las transacciones mediante una empresa “fachada” que vendía fondos, colocaba deuda e intermediaba entre PEMEX y las demás empresas.

 

Por cierto, David Ibarra Muñoz, el secretario de Hacienda que re inauguró las intermediaciones entre PEMEX y  empresas en el extranjero sin reportar nada a los mexicanos, es ahora miembro del Frente Amplio Progresista y recorre el país diciendo como salvar y operar con eficiencia a Petróleos Mexicanos.

 

Para disminuir la corrupción generada por López Portillo dentro de la renovación moral propuesta por Miguel de la Madrid se creó Pemex Internacional (PMI), que hacía lo mismo que la hermana de López Portillo pero reportándole cuentas y ganancias a los mexicanos.

 

De marzo a julio del ochenta y ocho Miguel de la Madrid amplió PMI al crear PMI Holdings B.V.; PMI Services B.V.; Pemex Services Europe Limited; PMI Services North America, Inc. y PMI Holdings N.V. Estas empresas se fundaron debido a la necesidad de contar con instituciones de intermediación financiera a nivel internacional que pudieran colocar petróleo mexicanos en mercados mundiales.

 

Carlos Salinas, fundó PMI Comercio Internacional, S.A. de C.V.; PMI Holdings North America, Inc.; PMI Norteamérica, S.A. de C.V.; Deer Park Refining y PMI Trading Limited.

 

Pese a todo lo que se diga de Carlos Salinas, solo las filiales de PEMEX que se crearon durante su sexenio operan desde México y a diferencia de las demás si están sometidas a revisiones y auditorias.  Deer Park Refining, es la única refinería de PEMEX que no esta quebrada u opera con números rojos.

 

EXTRANJERIZANDO.

Debido a las necesidades financieras de PEMEX y a los impedimentos legales en México de las once empresas mexicanas, seis fueron fundadas fuera de México.

 

Sin embargo este vacío legal ha sido utilizado hábilmente por gobiernos y sindicatos para evitar someterse a la legislación mexicana.

 

Y aprovechando que sin estas empresas las ingresos de PEMEX se verían seriamente afectados y que en México se prohíben estas asociaciones, en lo oscurito, funcionarios y gobernantes se han beneficiado y hasta se han asociado con particulares en Islas Caimán, Irlanda, Holanda y Antillas Holandesas.

 

Bajo ese esquema Ruth Cove y Jeffrey Levoff son socios de PMI Holdings North América, Inc.

 

CONCLUSIONES.

Una de las primeras lecciones sobre Políticas Públicas, consiste en diferenciar lo ideal, de lo real y de lo posible. Sería ideal que PEMEX fuera eficiente, fuera manejada por expertos, nos diera dividendos a todos los mexicanos, que todas las operaciones se pudieran hacer desde México y que el petróleo nunca se acabara.

 

 

Pero PEMEX es muy ineficiente, hay miles de expertos pero también de aviadores, no le rinde cuentas más que a Hacienda y a su sindicato, el marco legal impide hacer operaciones financieras desde México y cada día hay menos reservas.

 

Lo posible mejorar la transparencia, adecuar el marco legal a la realidad no solo política sino también financiera y evitar la simulación.

 

Una legislación adecuada permitiría que esas empresas que ahora se hacen negocios en Islas Caimán, Irlanda, Antillas y demás paraísos fiscales pudieran hacerlos en México, generando empleos, pagando impuestos, dando a conocer sus estados financieros y dentro de la legalidad.

 

Con reforma petrolera o no PEMEX seguirá necesitando de estas filiales y siempre será preferible tenerlas en casa. Aun en un escenario de privatización yo prefiero que un mexicano que viva en México, instale oficinas aquí y pague aquí impuestos se beneficie, que un antillano se beneficie de PEMEX, sin pagar impuestos, sin invertir en México. Prefiero a Carlos Slim que a Ruth Cove.

 

PUNTO FINAL.

Como Secretario del Trabajo con Luis Echeverría, Porfirio Muñoz Ledo, permitió y autorizó la mayoría de los contratos laborales de PEMEX, es absurdo que ahora se queje y los critique. Flaca memoria.

 

 

PABLO TORRES CORPUS.

torrescorpus@hotmail.com

(El Alacrán, Jerez, Zacatecas. once de mayo 2008)