Gays infiernales y Punto Final

Con 9 a 2 la Suprema Corte de Justicia de la Nación avaló la reforma al Código Civil del Distrito Federal que al reconocer la unión conyugal de parejas homosexuales permite a la adopción de menores.

El reconocimiento constitucional ha generado comentarios y debates razonables entre los pro y contra, pero también una peligrosa ola de intolerancia y agresiones entre los fanáticos del Estado moral, de la “naturaleza divina” y de la “normalidad de las familias” contra los que promovieron y aprobamos el reconocimiento.

Iglesia y personas tienen derecho a expresar su inconformidad o argumentos contra la unión “gay” y la posible adopción, pero el derecho a expresarse no les da derecho de convertir en delito para todos lo que es pecado para ellos.

Que se reconozco el derecho de los homosexuales a adoptar en el DF no quiere decir que van a estar regalando niños a la pareja gay que pase, para adoptar las parejas homosexuales pasarán el mismo proceso por el que pasan parejas heterosexuales, viudos, etcétera.

Quienes se oponen a la adopción argumentan que la adopción es contra natura: sí personas del mismo sexo no pueden concebir es porque así lo marca la naturaleza.

Argumentar natura o su contra es limitado, uno de los rasgos más valiosos de la humanidad es precisamente ir contra natura, gracias a la contranatura existe la medicina que interfiere contra las fallas naturales y además de darnos bienestar salva millones de vida.

Gracias a la contranatura tenemos literatura, artes, tecnología, gastronomía, erotismo, instituciones, leyes, iglesias. No hay animal irracional que lea, creé, invente, cocine o reglamente.

Los que están en contra de las adopciones discriminan para alertar que los adoptados por homosexuales pudieran ser discriminados.

A estas alturas debemos de estar conscientes que los intolerantes discriminan activamente por todo: género, sexo, música, ropa, partido, apariencia, equipo de futbol y hasta marca de cerveza.

De repente surgió entre los opositores una gran preocupación por los niños abandonados, cuando han estado ahí durante décadas vagando y mendigando, o en el mejor de los casos en hospicios condenados al amor distante de quienes los administran.

Esos que nunca han adoptado, que no pretenden adoptar y que nunca han colaborado con un orfanato quieren negar la oportunidad de un hogar a los abandonados.

A quienes preguntan dónde está el derecho del niño de elegir sí es o no adoptado por parejas homosexuales; debemos decirles que ese derecho está en el mismo lugar donde está el derecho de elegir sí es adoptado por heterosexuales. Se les olvida que el menor abandonado no pudo elegir ser procreado por padres responsables.

Si las parejas heterosexuales fueran sinónimo de éxito o “normalidad” no habría niños abandonados.

PuntoFinal

No olviden que por cada niño abandonado que pudiera ser adoptado por homosexuales existe una pareja heterosexual “normal” que no funcionó y al menos un heterosexual que falló, que fue irresponsable.

PABLO TORRES CORPUS 

torrescorpus@hotmail.com (Imagen, Zacatecas, 18 agosto 2010)

LOS NUEVOS PECADOS Y PUNTO FINAL.

¡Qué pena que beber agua no sea un pecado! ¡Qué bien sabría entonces!

Giacomo Leopardi.

 

En la víspera de la semana Santa la alta jerarquía católica se ha colocado en el ojo del huracán reabriendo un amplio debate sobre la religiosidad, ética y vigencia de los postulados eclesiásticos. El motivo, los siete “nuevos” pecados capitales sociales.

 

 

Con la entrevista al Arzobispo Gianfranco Girotti, publicada por L´Osservatore, órgano de comunicación oficial del Vaticano y  titulada “Nuevas formas de pecado social”, se inauguró esta lid filosófica – espiritual.

 

En un extremo se ha descalificado a la iglesia ya que con esta nueva serie de pecados capitales prácticamente todo ser humano se convierte en franco candidato a arder en las llamas infernales.

 

En la contraparte, la jerarquía católica desde el arribó de Joseph Alois Ratzinger al obispado de Roma se ha endurecido sus posiciones y revivido prácticas ortodoxas que en el pasado habían sido suprimidas. El oficiar misa de espalda a los feligreses, la contradicción a Juan Pablo II al afirmar que el infierno si existe físicamente, son solo algunas de las posturas “duras de Benedicto XVI.

 

ANTECEDENTES.

En el siglo VII Gregorio Magno, sumo pontífice católico de la época publicó “Regula pastoralis” manual de ética y moral para los obispos en la que incluía una lista de siete pecados capitales: lujuria, gula, avaricia, pereza, ira, envidia y soberbia.

Sin embargo la lista cobró un verdadero auge hasta que a principios del siglo XIV cuando Dante Alighier publicara La Divina Comedia e incluía los pecados enumerados por Gregorio, bajo el mismo orden y tipo de condena.

 

Los pecados capitales habían permanecido intactos hasta el pasado lunes cuando monseñor Gianfranco Girotti, director del penitenciario apostólico, organismo que supervisa la confesión y las indulgencias plenarias de la Iglesia, dio a que “existían moderna formas de ofender a Dios” y después dio a conocer el nuevo catalogo.

Los nuevos “pecados sociales” presentados por el plenipotenciario apostólico del Vaticano son: las violaciones bioéticas, como la anticoncepción; los experimentos moralmente dudosos, (manipulación genética); la drogadicción; la contaminación del medio ambiente; promover o contribuir en la desigualdad social; la riqueza excesiva y generar y propiciar pobreza.

 

PECADOS.

La iglesia católica divide los pecados en dos grandes categorías, los veniales, que son menores y se absuelven mediante cualquier sacramento y los mortales que al ejecutarse acaban con la gracia y condenan eternamente, según la propia iglesia la única forma es obteniendo la absolución mediante la confesión o después de una contracción perfecta.

El llamar capitales a estos pecados no se debe a que son los mayores o los que hacen más fácil, rápido o seguro llegar al infierno, sino porque se consideran el principio de más pecados, por ser los desencadenantes de más pecados.

 

REDUCCIÓN DE FIELES.

Nunca ha sido fácil llevar una vida católica apegada en un alto porcentaje a los cánones religiosos, la historia demuestra los sacrificios impuestos y autoimpuestos para llevar una vida inmaculada en sentido literal.

 

Incluso, actualmente es digno de admirarse la resignación y entrega de las personas consagradas en vida y obra al servicio de Dios, pero fuera de estos para los profanos, practicantes y religiosos no “institucionales”, el llevar la religión al pie de la letra es prácticamente imposible.

 

El avance de la ciencia, las características de la vida moderna y lo arcaico de algunos postulados religiosos están alejando a las personas de la iglesia. En la propia entrevista Gianfranco Girotti se dijo preocupando y presentó un estudio de la Universidad Católica de Milán que señala que un sesenta por ciento de los fieles católicos italianos ha dejado de confesarse, el mismo estudio muestra que el treinta por ciento de los católicos italianos cree que no se necesita a un sacerdote como intermediario de Dios.

 

Más allá, el Anuario Estadístico de la Iglesia Católica, señala que hay una disminución en el porcentaje de católicos en el mundo, en mil novecientos setenta y ocho, él dieciocho por ciento de la población mundial era católica, actualmente los católicos representan el diecisiete por ciento de los habitantes de la tierra, un poco en términos porcentuales, pero más de sesenta y cinco  millones de personas en números redondos.

En el mismo periodo en México el número de católicos ha caído un ocho por ciento, para pasar del noventa y seis por ciento de la población en el ochenta, al ochenta y siete por ciento en dos mil cinco. Y de esta población solo el cuarenta y seis por ciento acude a misa con regularidad.

 

CONCLUSIONES.

Si con las prácticas, costumbres, decálogos y heptálogos tradicionales los católicos se estaban alejando de su iglesia, con esta nueva serie se acelerará el retiro o se aumentará la omisión de las reglas, haciendo a más personas, católicas “no practicantes”.

 

Y es que con este nuevo heptálogo la mayoría de los seres humanos somos pecadores de veinticuatro horas y como en México más del sesenta y cinco por ciento de la población no se confiesa y no práctica la contricción, es difícil obtener la absolución.

 

Solo por mencionar los casos sonoros diré que millones de católicos en todo el mundo utilizan métodos anticonceptivos, con lo que ignoran la posición religiosa sobre bioética; millones de personas en el orbe se han beneficiado mejorando su calidad de vida o salvándola gracias a la manipulación genética, tan solo dos días después de que se publicó dicha entrevista la prestigiada revista científica “Nature” hizo públicos los estudios (de manipulación genética) que encontraron al “STATB1”, el gen maestro o regulador de casi un millar de genes relacionados con el cáncer,  pero además este gen es el responsable directo de la metástasis.

 

Miles de millones de personas contaminamos a diario el medio ambiente, el usar el coche la forma más común. Millones de personas están pecando al acumular recursos pro encima de lo necesario para vivir.

 

De manera particular yo prefiero aunque sea pecado un mundo lleno de personas sexualmente responsables con hijos deseados; gente sana gracias a la manipulación genética y prospera con riqueza.

 

Por ultimo, la iglesia desde su perspectiva tiene todo el derecho de clasificar las acciones que consideren pecado, imponer las sanciones espirituales que consideren y establecer las obligaciones que crean convenientes. De igual forma los creyentes tienen todo el derecho de acatarlas y actuar en consecuencia, lo que no es concebible es que estas prácticas busquen ser impuestas por la fuerza a todos, sean o no sean creyentes o que se juzgue de acuerdo a la moral y ética religiosa, los no creyentes o no católicos también tienen derechos.

 

PUNTO FINAL.

Con toda razón vecinos y comerciantes de la zona peatonal del centro histórico se han manifestado en contra de que esta zona siga siendo el tianguis alternativo de Jerez, ellos sacrificaron el frente de sus casas, cocheras y estacionamientos para ceder esos espacios a un proyecto peatonal no para otro tianguis. Urge que se cancele todo permiso de puesto fijo en esta área.

PABLO TORRES CORPUS.

torrescorpus@hotmail.com