Tinta sangre y Punto Final

charlieLa agresión contra el semanario satírico Charlie Ebdo revivió el debate sobre la libertad de expresión, la tolerancia y el fanatismo.

La mayoría de los medios occidentales han manifestado su apoyo irrestricto a la libre expresión, sin embargo muchas plumas han mencionado que lo ocurrido contra los franceses es culpa de ellos por publicar sátiras religiosas específicamente del islam.

Ninguno ha celebrado el atentado contra Charlie Ebdo, pero varios lo justifican y describen como algo “natural”  desde la religión, cultura y crianza del Islam.

Como atenuante de la agresión señalan que lo que para unos franceses es simple caricatura de Mahoma para los musulmanes es un ataque directo a lo más sagrado de su religión y forma de vida.

Y dada la misma religión, educación y acorde a sus escrituras sagradas la única forma de responder una afrenta de esta índole es la muerte de los ofensores.

Otro atenuante es que en la cultura islámica la venganza y muerte es algo común, tradicional cuando está en juego algo tan preciado incluso han sugerido ponerse en el lugar de los musulmanes ortodoxos para entender su reacción.

Me parece muy sano ser empático; ponerse en los zapatos de otros, tratar de entender las circunstancias, pero porque hacerlo con los que matan y buscar limpiar con sangre la tinta que los ofende.

Al momento no he oído a nadie que hable de la cultura, educación y tradiciones francesas como hablan de la musulmana; sí muchos musulmanes llevan siglos respondiendo con sangre las ofensas religiosas, los franceses también llevan siglos siendo irónicos y satíricos; polemizar está en su ADN.

Si los musulmanes tienen larga lista de vengadores suicidas, los franceses la tienen de polemistas, ahí están: Ventadorn, La Fontaine, Villón, Voltaire, Moliere, Rousseau, Montesqui, Lamartine, Dumas, el Marqués de Sade, Victor Hugo, Descartes, Pascal, Verlaine, Rimbaud, Sarte y muchos más que al igual que los mencionados escandalizaron y “ofendieron” al mundo y sus religiones con sus ideas, críticas y sátiras.

Durante mucho tiempo la intelectualidad francesa y sus obras tuvieron  al catolicismo como ofendido  permanente y a sus ortodoxos como enemigos, sin embargo la iglesia católica al paso del tiempo ha tenido una apertura y tolerancia que ni de lejos están por alcanzar en medio oriente.

Finalmente, Charlie Ebdo se publica en la cuna del enciclopedismo que cuenta con larguísima tradición satírica y es actualmente un Estado laico, en el que la libertad es un derecho y la religión una opción.

Punto Final

Quién tiene asegurado el premio no lo busca con desespero.

torrescorpus@hotmail.com

Pablo Torres Corpus (Imagen 21 de enero de 2015, Zacatecas, Zac.)

On Time y Punto Final

ImagenMinutos después de que la Time adelantara su portada de febrero en la que Enrique Peña Nieto aparece con la leyenda: “Saving Mexico” ésta se convirtió en un hit publicitario gratuito, muchos siguen enojados y admirados por la portada, pero no es para tanto.

Primero, con redes sociales libres y con la protección del anonimato es normal (que no deseable) que haya todo tiempo de injurias y burlas aún sin el mínimo sustento.

Segundo, Time es una publicación privada que como todas, tiene el derecho de poner en portada a quién le parezca o le convenga.

Tercero, el valor o credibilidad que le demos a una revista sólo depende de nosotros. Igual que comprarla.

Cuarto, pedir o exigir que Time retire su portada no es más que un burdo anhelo de censura. Hay gente que le gustan las portadas de Proceso, El Chamuco o Regeneración pero, que no les guste a algunos no es motivo de censura.

Quinto, En una democracia debemos tolerar todas las publicaciones aunque algunas no nos gusten. 

Sexto, no creo que sea el caso de Time, pero quién piense que no hay periodismo militante o con preferencias vive engañado; quien lea La Razón, La Jornada o El Chamuco no podrá negar que hay una vena ideológica que nutre sus líneas.

Séptimo, llama la atención que muchos de los que se la pasan diciendo que la televisión enajena y crea mentes que automáticamente consumen todo lo que la pantalla les da, hayan caído en exactamente lo mismo, consumir y difundir en automático lo que Time les dio y lo peor sin haber un leído un reportaje que no se ha publicado.

Octavo, acusan que la portada fue comprada en base a los contratos de publicidad de enero a octubre de 2013 entre la publicación y la Presidencia de la República por un total de 576 mil pesos. Time imprime más de 3 millones de revistas además de las suscripciones digitales, pensar que con ese tiraje la vendiera a ese precio resulta inverosímil

Noveno, y suponiendo que Time vendiera su portada (que no es el caso) y la Presidencia la hubiera comprado, no hay nada ilegal, en el Presupuesto de Egresos de la Federación desde hace muchos años los diputados aprueban una partida específica para tales fines.

Decimo, lo que al día de hoy sabemos sobre el famoso reportaje son mayoritariamente suposiciones, sólo se adelantó una portada y estratégicamente Time ha soltado algunas frases, no sé cómo le han dedicado tanto tiempo a criticar un reportaje que aún no se publica.

Sería interesante que los que atacan con todo el reportaje y quieran hacerlo lean completa y detenidamente el reportaje; después nos compartan sí siguen creyendo que es a modo o lleno de elogios al presidente.

Punto Final

En política si todos opinan nadie decide.

Pablo Torres Corpus

torrescorpus@hotmail.com
(Imagen 19 febrero 2014)