Eeh.. “puto” y Punto Final

Puto-2Hoy juega México contra Nueva Zelanda en la Copa Confederaciones, el encuentro es punto de atención para miles de personas, pero no por el partido sino por el famoso “Eeh… puto”, que tiene al filo de la sanción a la Federación Mexicana de Fútbol.

Mediante un comunicado, la FIFA advirtió a los mexicano que: “tras evaluar los respectivos informes del partido, el presidente de la Comisión Disciplinaria de la FIFA ha decidido imponer una advertencia a la Federación Mexicana de Fútbol Asociación por el comportamiento inapropiado relativo a cánticos ofensivos y discriminatorios de un reducido numero de aficionados mexicanos con motivo del Portugal-México”.

En 2014 muchos consideramos la posición de la FIFA limitada, hoy sigue siendo limitada pero adicionalmente es muy hipócrita.

Para la FIFA se trata de un grito discriminatorio, lo cual fuese cierto si fuera dirigido contra algún jugador en específico, algún país o raza pero no. El grito es para todo aquel que sea portero del equipo rival sin importar nada más.

Aún así la FIFA insiste en censurarlo alegando combate a la discriminación y la homofobia, lo curioso e hipócrita es que quiere sancionar a México por un grito al tiempo que celebra uno de sus torneos más importantes en un país como Rusia con actitudes, leyes y formas de gobierno abiertamente homosexuales.

Al redactar la presente, la Corte Europea de Derechos humanos (CEDH) condenó condenaba a Rusia por su ley de 2013 que reprime con multas y penas de cárcel cualquier “propaganda” homosexual frente a menores.

Según la CEDH, esta ley alienta la homofobia y es incompatible con los valores de una sociedad democrática” indicaron los magistrados europeos.

Pero no es todo, diario aparecen reportes sobre las persecuciones que el gobierno de Vladimir Putin realiza contra homosexuales, sin mayor argumento que las preferencias intimas.

La FIFA es hipócrita porque lo que realmente discrimina es que un gobierno casi totalitario utilice toda su fuerza para reprimir a los que manifiestan preferencias sexuales distintas a las que ellos pretenden imponer.

La FIFA es hipócrita porque si realmente quisiera luchar contra la homofobia, cancelaría este torneo y el que viene en Rusia por la abierta homofobia del gobierno, o al menos los amenazaba como a México.

Punto Final

Las acusaciones sin pruebas no son más que chismes.

torrescorpus@hotmail.com 

(Imagen,  Zacatecas, 21 de junio de 2017) http://www.imagenza.com.mx

Tinta sangre y Punto Final

charlieLa agresión contra el semanario satírico Charlie Ebdo revivió el debate sobre la libertad de expresión, la tolerancia y el fanatismo.

La mayoría de los medios occidentales han manifestado su apoyo irrestricto a la libre expresión, sin embargo muchas plumas han mencionado que lo ocurrido contra los franceses es culpa de ellos por publicar sátiras religiosas específicamente del islam.

Ninguno ha celebrado el atentado contra Charlie Ebdo, pero varios lo justifican y describen como algo “natural”  desde la religión, cultura y crianza del Islam.

Como atenuante de la agresión señalan que lo que para unos franceses es simple caricatura de Mahoma para los musulmanes es un ataque directo a lo más sagrado de su religión y forma de vida.

Y dada la misma religión, educación y acorde a sus escrituras sagradas la única forma de responder una afrenta de esta índole es la muerte de los ofensores.

Otro atenuante es que en la cultura islámica la venganza y muerte es algo común, tradicional cuando está en juego algo tan preciado incluso han sugerido ponerse en el lugar de los musulmanes ortodoxos para entender su reacción.

Me parece muy sano ser empático; ponerse en los zapatos de otros, tratar de entender las circunstancias, pero porque hacerlo con los que matan y buscar limpiar con sangre la tinta que los ofende.

Al momento no he oído a nadie que hable de la cultura, educación y tradiciones francesas como hablan de la musulmana; sí muchos musulmanes llevan siglos respondiendo con sangre las ofensas religiosas, los franceses también llevan siglos siendo irónicos y satíricos; polemizar está en su ADN.

Si los musulmanes tienen larga lista de vengadores suicidas, los franceses la tienen de polemistas, ahí están: Ventadorn, La Fontaine, Villón, Voltaire, Moliere, Rousseau, Montesqui, Lamartine, Dumas, el Marqués de Sade, Victor Hugo, Descartes, Pascal, Verlaine, Rimbaud, Sarte y muchos más que al igual que los mencionados escandalizaron y “ofendieron” al mundo y sus religiones con sus ideas, críticas y sátiras.

Durante mucho tiempo la intelectualidad francesa y sus obras tuvieron  al catolicismo como ofendido  permanente y a sus ortodoxos como enemigos, sin embargo la iglesia católica al paso del tiempo ha tenido una apertura y tolerancia que ni de lejos están por alcanzar en medio oriente.

Finalmente, Charlie Ebdo se publica en la cuna del enciclopedismo que cuenta con larguísima tradición satírica y es actualmente un Estado laico, en el que la libertad es un derecho y la religión una opción.

Punto Final

Quién tiene asegurado el premio no lo busca con desespero.

torrescorpus@hotmail.com

Pablo Torres Corpus (Imagen 21 de enero de 2015, Zacatecas, Zac.)

Los “Fanéticos” y Punto Final

Alvin Toffler, connotado prospectólogo señaló en 2001 que el mayor reto que enfrenta la humanidad es el de combatir los fanatismos.

En su momento la afirmación me pareció brillante, pero cada día que pasa compruebo que es verdad preocupante.

Nada más peligroso para la convivencia que el fanático capaz de todo en pos de defender su verdad “única y valida”.

Y es que el fanatismo enajena, exacerba las pasiones y vuelve al individuo zombi incondicional de la idea u ocurrencia que le han dicho debe defender para salvar al mundo.

Así cualquier tema, causa o idea es propicia para crear fanáticos, cuyos rasgos son siempre la discriminación contra quien no creé o piensa como él; la argumentación sistemática de los dogmas y discursos que defiende, la imposibilidad para debatir, el generalizar a los opuestos; la violencia cuando las ideas rebasan sus creencias y sobre todos y todo la ignorancia.

Los fanáticos que por fortuna son minoría, son lo que por desgracia ponen en riesgo la convivencia de la mayoría su pacto social, los fanáticos son los que denigran socialmente a la idea, institución o práctica que dicen defender.

A la iglesia católica no la ponen en riesgo los millones de ciudadanos que acuden a misa y cumplen con sus deberes religiosos o los sacerdotes caritativos, la ponen en riesgo el puñado de zombis que creen tener comunicación directa con Dios y en su nombre linchan, calumnian o agreden a quienes no están en su extremo.

El trabajo y buenas acciones de millones de religiosos se merma por la pasión exacerbada de los que son más papistas que el Papa.

La grandeza de la iglesia la opacan aquellos ignorantes que no sabe que la regla de oro radica en amar al prójimo como así mismo, que desconocen que la tolerancia, el respeto y diversidad son pilares de su creencia y filosofía de su redentor.

La grandeza del Estado Laico la reducen en la apreciación aquellos que no sabes que el Estado Laico reconoce democráticamente la existencia de instituciones de fe.

Tan malo es un Estado religioso como un Estado ateo, el Estado soviético intentó ser ateo con funestas consecuencias, guste las religiones son una necesidad social, ojo una necesidad pero nunca una obligación.

Los conflictos que la mayoría padecemos siempre los generan las minorías de fanáticos, ellos son los que promovieron y ejecutan los genocidios, los exterminios, las inquisiciones, las guerras; los atentados, las agresiones.

Los fanáticos nos ponen en peligro porque teniendo la misma o mayor capacidad de acción tienen menor capacidad de raciocinio y mucha menos tolerancia.

Un “fanático” tolerante es un comprometido.

La pasión sin tolerancia es fanatismo.

Punto Final

Creo que el diablo sí existe, Guadalajara “tiene” al Chicharito y a Jimena Navarrete,  pero también tiene a Emilio y a Juan Sandoval.

PABLO TORRES CORPUS

(Imagen, 25 agosto, 2010)

torrescorpus@hotmail.com