Adios Chabelo

“Y dice uno, y dice dos y dice tres, váaamonos” era la frase que pensaba y a veces decía mientras el televisor de bulbos arrancaba.

Así empezaron decenas, tal vez cientos de mis domingos infantiles; más o menos de los cuatro a los siete años mi ritual del séptimo día iniciaba con un esfuerzo enooorme por bien despertar y levantarme, prender la tele, decir o pensar esa frase tan chabelina y disfrutar “En Familia con Chabelo” desde la cama o una mecedorcita blanca muy “paike”.

Pocas veces veía Chabelo desde el principio, pero durante toda esa temporada y más, mis domingos iniciaban cuando la televisionzota Zenith emitía la primera imagen.

Cuando no me quedaba dormido, mi Mamá me hacía canela y me la llevaba en un tarro de plástico amarillo con popote integrado, casi siempre acompañada de barras de coco gamesa; también me hacía nescafé en leche y se acompañaba de conchas de vainilla para el clásico sopeo.

Pese al tiempo, son mañanas memorables, entrañables con Chabelo como eslabón incógnito e involuntario de la ilusión, el amor, apapacho familiar y fábrica de enseñanzas.

maxresdefault

Esto ocurrió a mediados de los 80´s, y Chabelo nos abrió una ventana a un mundo casi peliculesco de juguetes, dulces y juegos que no de haber sido por ese programa no hubiéramos conocido y tal vez ni imaginado.

En ese tiempo ni en Jerez ni en Zacatecas había tiendas departamentales, los juguetes que veíamos en nuestro entorno eran los clásicos luchadores uniposición con una mano arriba y una abajo, los carritos de plástico monocolor con rebabas de plastico, los juguetes de madera… los dulces: eran los típicos, los de granel o los que vendían en las tienditas o misceláneas. Si, ya sé, son típicos parte de nuestra identidad y patrimonio, pero a los cuatro o seis años como a cualquier edad, las novedades deslumbran, los objetos inalcanzables se vuelven los más codiciados, además era sólo un niño curioso.

Gracias a Chabelo conocí los monitos de mis caricaturas favoritas He-Man y G.I. Joe, sus detalles, sus accesorios y demás. Conociéndolos pude pedirlos con más claridad, cuando salía el comercial o la pauta corría por mi Mamá de la mano la llevaba hasta la televisión y le decía “mira es ese, ese quiero, ese es el que me gusta, ese le voy a pedir al Niño Dios…”.

 

Indirectamente de toda esa pedidera salió el primer trato de negocios con mi madre, “¿quieres ese? Ahorra y te lo completo…” al paso del tiempo evolucionó y el pronunciamiento fue “¿quieres otro? ahorrar más, trabaja!”. Esas sentencias se convirtieron en el mejor atajo para tener los juguetes de ensueño, literal.

Chabelo también me dio mundo, cuando iba a Tampico, Valles, Monterrey o Saltillo, ningún primo o amiguillo atarantado me apantallaba con sus juguetes, dulces o juegos, hablamos el mismo lenguaje dulcero y lúdico, gracias a mis conocimientos “chabelinos, sonricseros, mis “gi manes, pleymobiles y yiraiyoi” nunca fui el primillo ausente, por el contrario me convertía en el amigo esperado de cada vacación.

La influencia que Chabelo tenía en los gustos sino de mi generación al menos de toda “mi banda” era asombrosa y dinámica, jugar a la escalera loca era un anhelo permanente y muchas veces intentamos replicarlo con el glorioso soneto “ruido o silencio”, hit del soundtrack de mi infancia junto con “adiós superman, bai bai, bai”, “pantalón cortito, bolsitaaas de los recuerdos” y “mamacita, dónde está Santa Clos”…

Algunos aprendimos a decir que no, dándole una espantosa equis a lo que no nos gustaba y aprendimos a negociar con la facilidad de la catafixias.

Con todo esto es imposible que el adiós del amigo de todos los niños no genere nostalgia, en mi caso extraño a Chabelo como extraño ese paraíso que viví en la época relatada, con eso me quedo y lo guardaré en el mismo lugar que guardo mis tesoros emocionales.

Muchas gracias Cuate, vaaaamonos…

Pablo Torres Corpus

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s