Tomás y Punto Final

tomas-torres-1Sinceramente, lamento la muerte del empresario Humberto Godoy Castañeda;  los pilotos Joaquín Archundia Rodríguez, Víctor López Hernández y del político Tomás Torres Mercado.

Cada uno de los decesos encierra en sí una tragedia y cada uno merece el más vivo de los recuerdos, sin embargo estás líneas se centran en Tomás Torres, la razón es sencilla, fue al que más conocí, con el llegué a platicar cercana y ampliamente.

Mi trato con Tomás fue peculiar, no era mi contemporáneo y cuando lo conocí fue con enorme desigualdad de circunstancias.

1999, yo tenía 17 años, trabajaba por las tardes en la Presidencia Municipal de Jerez,  y hasta “mi” oficinita llegó, usaba lentes de vidrio amarillo, saludó y preguntó cosas sobre una reunión, luego me preguntó que hacía yo ahí, sí estudiaba y qué.

Respondí a todo y le pregunté que dónde trabajaba, formalmente se presentó como coordinador jurídico del gobierno estatal, me recomendó que no dejara de estudiar aunque dejara de trabajar y se fue.

Al poco tiempo coincidimos en Zacatecas y saludando de mano preguntó “qué decía Jerez”, meses después me tocó entrevistarlo para un canal local de tv, entonces él era candidato a diputado federal “pluri”; me sorprendió que se acordara de mí, y antes de la entrevista, él me entrevistó me preguntó por la familia, por algunos conocidos de Jerez y la escuela, se despidió diciéndome que con ese apellido (Torres) no me podía ir mal.

A partir de entonces el trato fue más cercano, su ascenso en la política nacional nunca lo cambió y en cada oportunidad demostraba que era un caballero y hombre seguro, sin poses.

Esa sencillez propició muchos más encuentros, algunos épicos para mí, alguna vez: siendo candidato a senador, pasamos una tarde en “Las Quince Letras” platicando de todo, de su pasado y futuro.

Cuando me tocó visitarlo en alguna legislatura, pese a su apretada agenda siempre fue atento y esplendido, como siempre lo fue, lo mismo en Palacio Nacional que los sábados de gloria en Jerez, en alguna boda o funeral.

Sus logros en la abogacía y política son loables, pero lo que realmente lo hizo grande fue su forma de ser, un don de gente que hizo de Tomás Torres un Don.

Punto Final

En política el capricho siempre es desacierto.

torrescorpus@hotmail.com (Imagen, Zacatecas, 28 de octubre de 2015)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s