La jauría (fragmento)

“A veces, de repente una jauría intentaba salir por la boca y en mi imaginación por los ojos y la tapa de los sesos, pero apretar los puños servía de freno para esa horda que, sin abrir la boca gritaba hasta que sus espíritus ebullían; aunque sus cuerpos permanecieran en el mío para seguir alimentándose de mis debilidades”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s