Tinta sangre y Punto Final

charlieLa agresión contra el semanario satírico Charlie Ebdo revivió el debate sobre la libertad de expresión, la tolerancia y el fanatismo.

La mayoría de los medios occidentales han manifestado su apoyo irrestricto a la libre expresión, sin embargo muchas plumas han mencionado que lo ocurrido contra los franceses es culpa de ellos por publicar sátiras religiosas específicamente del islam.

Ninguno ha celebrado el atentado contra Charlie Ebdo, pero varios lo justifican y describen como algo “natural”  desde la religión, cultura y crianza del Islam.

Como atenuante de la agresión señalan que lo que para unos franceses es simple caricatura de Mahoma para los musulmanes es un ataque directo a lo más sagrado de su religión y forma de vida.

Y dada la misma religión, educación y acorde a sus escrituras sagradas la única forma de responder una afrenta de esta índole es la muerte de los ofensores.

Otro atenuante es que en la cultura islámica la venganza y muerte es algo común, tradicional cuando está en juego algo tan preciado incluso han sugerido ponerse en el lugar de los musulmanes ortodoxos para entender su reacción.

Me parece muy sano ser empático; ponerse en los zapatos de otros, tratar de entender las circunstancias, pero porque hacerlo con los que matan y buscar limpiar con sangre la tinta que los ofende.

Al momento no he oído a nadie que hable de la cultura, educación y tradiciones francesas como hablan de la musulmana; sí muchos musulmanes llevan siglos respondiendo con sangre las ofensas religiosas, los franceses también llevan siglos siendo irónicos y satíricos; polemizar está en su ADN.

Si los musulmanes tienen larga lista de vengadores suicidas, los franceses la tienen de polemistas, ahí están: Ventadorn, La Fontaine, Villón, Voltaire, Moliere, Rousseau, Montesqui, Lamartine, Dumas, el Marqués de Sade, Victor Hugo, Descartes, Pascal, Verlaine, Rimbaud, Sarte y muchos más que al igual que los mencionados escandalizaron y “ofendieron” al mundo y sus religiones con sus ideas, críticas y sátiras.

Durante mucho tiempo la intelectualidad francesa y sus obras tuvieron  al catolicismo como ofendido  permanente y a sus ortodoxos como enemigos, sin embargo la iglesia católica al paso del tiempo ha tenido una apertura y tolerancia que ni de lejos están por alcanzar en medio oriente.

Finalmente, Charlie Ebdo se publica en la cuna del enciclopedismo que cuenta con larguísima tradición satírica y es actualmente un Estado laico, en el que la libertad es un derecho y la religión una opción.

Punto Final

Quién tiene asegurado el premio no lo busca con desespero.

torrescorpus@hotmail.com

Pablo Torres Corpus (Imagen 21 de enero de 2015, Zacatecas, Zac.)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s