Limones y Punto Final


Imagen

El aumento casi generalizado de precios registrado durante las primeras semanas de 2014 ha sido opacado por la inflación en el precio del limón.

El escándalo se debe a que desde que dejamos la inflación anual de dos cifras pocos han tenido aumentos tan grandes en sus precios; otra, el uso casi universal que el limón tiene en nuestra comida, incluso superior al del chile  y finalmente la oportunidad política que significa que un producto tan popular se encarezca.

Por el aumento se les ha acusado a gobiernos de los tres niveles y hasta a los gringos, sin el omni- culpable neoliberalismo.

Sin embargo, el limón subió por la simple y sencilla razón de que su precio (como el de casi todo) está determinado por la ley de la oferta y la demanda, al haber pocos limones el precio sube y conforme haya más frutos el bajará.

El meollo de este aumento no es la ley de la oferta y la demanda sino porque hay pocos limones. El gobierno federal ha explicado que la escases de limón se debe a que es temporada de baja producción y una plaga llamada “dragón amarrillo” que ha azotado más de 40 mil hectáreas en los principales productores nacionales: Michoacán y Colima.

Además, existen factores que son políticamente incorrectos mencionar: la delincuencia y corrupción.

Desde finales de 2013 buena parte de las siembras se abandonaron por el acoso de los grupos del narco en Michoacán y Colima otros dejaron el corte para unirse a las autodefensas, no olvidemos que los primeros grupos surgieron por la convocatoria de los empresarios limoneros de la región.

Adicionalmente los golpes que le han dado a los templarios y familia michoacana han afectado la distribución del limón; los productores de la región admiten que el total de su cosecha o parte de ella era vendida o entregada a los delincuentes como pago en especie del derecho de piso.

Al golpear la estructura logística de los malandros se cortaron los canales de distribución limonera que tenían. Siendo poco el limón y de pilón mal distribuido sus precios se dispararon.

También se ha reconocido que el limón era utilizado para lavar dinero de la delincuencia, por ello en varias temporadas y aún con baja producción su precio estaba subvaluado.

Otras ocasiones se conseguía a precios mínimos porque los narcos lo utilizaban como cortina para esconder y transportar drogas que al ser entregadas desechaban el limón o lo vendían en centavos.

Tampoco podía faltar el clásico gandallismo de muchos productores, distribuidores y comerciantes que aún teniendo el producto en cantidad suficiente y a bajo costo, suben el precio aprovechando la escases de otros para así llevarse más dinero a la bolsa.

Lo bueno es que el ajuste de los precios se dará en uno o dos meses, tan pronto como los canales de distribución se restablezcan, se levante otra cosecha y las importaciones aumenten la oferta.

Lo malo es que ahora se vislumbra un aumento en el aguacate y la madera.

Punto Final

Tener instagram no nos hace fotógrafos; tener facebook no nos hace expertos; tener twitter no nos hace reporteros. No porque aparezca en internet es verdad.

Pablo Torres Corpus

torrescorpus@hotmail.com

(Imagen, El Alacrán, El Eco del Cañón) 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s