Michoacan´t y Punto Final

 

Imagen

A mediados de 2006 filtraron a medios nacionales una “matriz de riesgos nacionales”, este documento elaborado por el CISEN mencionaba que “la familia michoacana” (LFM) era el mayor peligro para la estabilidad nacional en los próximos años por la indiferencia del estatal y sobre todo, por el adoctrinamiento que daba a sus miembros.

Agencias de inteligencia estadounidenses retomaron el diagnostico e hicieron énfasis en el componente ideológico de la familia, argumentaban que a diferencia de los otros cárteles su fuerza y peligro no radicaban en el dinero sino en su adoctrinamiento ideológico.

Desde entonces hubo quién calificó a este grupo como una guerrilla, por su forma de operar, LFM reclutaba desde iglesias, daba pláticas de salvación, adecuó y aún reparte su propia biblia llamada “Salvaje de corazón”, apoyaba a las regiones pobres y protegía a la gente de otros cárteles, “sus sicarios no matan por dinero sino por ideales”  aseguraban.

Todos estos documentos fueron desestimados, los oficiales dijeron que eran falsos y los periodísticos que eran sensacionalistas, luego se implementó desde el gobierno federal  una estrategia urgente pero que atacó a la familia como un cártel típico y no como una guerrilla.

 

No hubo resultados y LFM sin liquidez empezó a darle la espalda a quienes eran su base social, cobrando primero por actividades ilícitas, luego extorsionando.

En 2011 el gobierno anunció el fin del imperio de la LFM por la detención de varios de sus “ideólogos”, y así fue LFM estaba mermada pero no se contó con que casi desde marzo del mismo año la región era controlada por “los templarios”, grupo escindido de LFM pero más cruel y ambicioso.

Los templarios no sólo sustituyeron a la familia sino suplantó al propio Estado, cobrando por todo lo legal e ilegal.

Hartos de estos abusos y la ineficacia del gobierno, cientos de michoacanos crearon las autodefensas para enfrentar a los templarios, pero solo desataron un problema y confusión mayor, puesto que no se sabe quién patrocina las autodefensas, si hay delincuentes involucrados o cuántos son.

La confusión llegó a tal grado que el gobierno federal tuvo que intervenir ante la rendición del gobierno estatal y como última instancia.

Ojalá y en este nuevo operativo se acepte que los templarios no son un cártel sino una guerrilla y por tanto se les debe combatir distinto.

El éxito contra las guerrillas no se da desde afuera, históricamente las guerrillas se han vencido desde adentro, con los de adentro. Es más efectivo infiltrar que acorralar.

Punto Final
No es posible hacer buenos tratos con malas personas.

Pablo Torres Corpus

torrescorpus@hotmail.com

Imagen, Zacatecas 15 enero 2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s