El Santo, el vampiro, el sexo y Punto Final

ImagenComo muchos crecí viendo las películas de luchadores, en especial las de Rodolfo Guzmán Huerta mejor conocido como el Santo, después de años de televisión abierta creí haberlas visto todas, hasta que  en 2004 gracias a Bernando Esquinca y su artículo “Santo en el Museo del Sexo” publicado en Letras Libres supe de una leyenda urbana: había una película para adultos del héroe de plata alterna a “Santo en el tesoro de Drácula” y se llamaba “el Vampiro y el Sexo”

En la medida de mis posibilidades me dediqué a buscar la oculta cinta encontrando solo rumores que acrecentaban la leyenda, que sí el Santo la quemó, que sí existió pero solo se exhibió en Turquía; que estaba perdida entre millones de latas en los estudios Churubusco.

 Rodolfo Guzmán siempre negó haber filmado tal “desfiguro”, Guillermo Calderón Stell productor y socio del Santo se limitó a decir que habían hecho algunas tomas atrevidas, pero no desnudos, las voluptuosas vampiresas también los negaron.

Hace quince días con entusiasmo los organizadores del XXVI Festival de Cine de Guadalajara anunciaron que la mítica película si existía, que había sido rescatada, restaurada y se exhibiría el 29 de marzo, muchos nos emocionamos con la noticia, era la confirmación de un dogma aspiracional, quienes crecimos con el Santo y aún lo admiramos soñábamos con ver a un Santo adulto con debilidades mundanas.

Pero, todo se vino abajo cuando Jorge Guzmán Rodríguez nombre real del Hijo del Santo, canceló la presentación bajo los argumentos de que él y solo él posee los derechos del personaje y que no deseaba que se manchara la imagen de su padre.

La postura del Hijo del Santo molestó sobre todo porque pareciera que este individuo no supiera que el Santo es parte ya de los símbolos, cultura e identidad mexicana y cuando esto ocurre los derechos de autor son complementarios. A estas alturas al Santo se le pudiera aplicar solo denominación de origen.

Lo dicho por Jorge Guzmán molestó porque una de las características y pilares del éxito del Santo es que era un héroe de carne y hueso; un ser humano que era luchador y en sus ratos libres combatía el mal y salvaba al mundo; no era un mutante, robot o frustrado como los superhéroes gringos era un hombre “normal”.

Yo era uno de los inconformes con la postura del Santo Jr. hasta que supe que sí la película fue enlatada durante 42 años y los involucrado negaron su existencia fue porque así lo decidieron mediante “un pacto de caballeros” celebrado entre el superhéroe,el productor y los demás actores.

Esta versión fue confirmada por los descendientes directos del Santo y Calderón Stell, además de Aldo Monti quién aún vive.

Además Viviana García- Besné sobrina nieta de Calderón Stell narró que ella descubrió la existencia de la película y la sustrajo sin permiso de la casa de sus tíos para restaurarla también sin permiso, osea se la robó de con sus tíos para restaurarla y después venderla.

Aunque son muchas las ganas de ver esta joya del involuntario pero sensacional cine surrealista de luchadores, en estos tiempo vale más respetar un acuerdo entre caballeros de los que casi ya no hay y la propiedad ajena que consumar deseos o alimentarel morbo.

Punto Final

Un fuerte abrazo y mi solidaridad para la familia Ramírez Escobedo, especialmente a Hugo y Armando por el sensible deceso del Profesor Inocencio Ramírez González, “Lupe”, buen maestro y mejor amigo.

PABLO TORRES CORPUS

torrescorpus@gmail.com

(Imagen 6 de abril; El Alacrán 10 abril 2011)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s