Hay Festival y Punto Final

Del 15 al 18 de julio Zacatecas será sede del Hay Festival, primero que se celebra en nuestro país.

Los antecedentes del famoso festejo ya son generalidades, sabemos que surgió en 1988 en la pequeña localidad de Hay on Wye perteneciente al condado de Powys en Gales.

Peter Florence creador del Hay Festival lo concibió como una reunión donde escritores, músicos e intelectuales se reunieran a descansar y charlar sobre temas de actualidad sin el protocolo y formalismo que exigen las reuniones académicas como seminarios o simposios.

Y eligió celebrarlo en Hay on Wye porque además de los hermosos paisajes naturales que lo rodean desde entonces dicha localidad era conocida como “el pueblo de los libros”, debido a que tiene 41 librerías (la mayoría de libros usados) y tiene poco menos de mil 900, es decir una librería por cada 45 personas en promedio.

El poder e influencia de los invitados al “festivalito” pronto lo convirtieron en uno de los más atractivos de Europa, a tal grado que se ha convertido en punto de encuentro obligado para escritores, premios Nobel,  intelectuales y artistas en general.

A partir de 1996 el festival se internacionalizó y hoy existen 10 sedes distintas del Hay Festival en el mundo, todas distinguidas por la calidad de sus invitados y el turismo que atraen.

Pese a todo lo anterior la trascendencia del Hay Festival no radica en el programa ni en el “rating” de los invitados.

La gran aportación del Hay a la cultura occidental ha sido el que se vuelva a reconocer a la conversación como una expresión más del arte, como un elemento estético capaz de comunicar sentimientos, emociones y visiones del mundo a partir de la palabra de los conversantes.

El merito del Hay Festival es que puso de moda los conversatorios y con ello volvió a elevar a rango de arte las conversaciones, y es que desde la masificación de la voz a través del radio y TV paulatinamente las charlas dejaron de ser reconocidas como elementos de valor artístico.

Tal vez por la informalidad, la falta de rigor y la facilidad para caer en rumores o imprecisiones las conversaciones habían sido subestimadas en su valor como actividad que enaltece los sentidos y enriquece las ideas.

Lo anterior se obtuvo gracias a que los ponentes del Hay suelen ser especialistas o creadores brillantes en el área o tema que tratarán, dejando fuera de sus conversaciones las imprecisiones, rumores o críticas viscerales.

Con la revalorización de la conversación el Hay Festival, retomó de manera romántica y efectiva la concepción socrática de la palabra hablada y su poder comunicativo, estético y creador.

Hay logró que recuperáramos el sentido artístico de la conversación de la manera más romántica y sutil posible, reivindicó a la charla como expresión artística capaz de generar y entregar su “producto” artístico sobre la marcha, esculpiéndolo en y a cada palabra.

Gracias al Hay nos reencontramos con el don y valor de la palabra al más puro estilo socrático.

Nuestro mérito será acudir al Festival, porque como dice Peter Florence “invertir en el Hay Festival es invertir en la única divisa que nunca se devalúa: las ideas”.

Punto Final

¿Cuándo el Hay Festival termine le llamaremos “Hubo” Festival?

Pablo Torres Corpus

torrescorpus@hotmail.com

(Imagen 14 de julio de 2010, Zacatecas, Zac)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s