Sísifo y Punto Final

La mitología griega dio vida a Sísifo, Rey de Corinto, a grandes rasgos su historia señala que un día casualmente este personaje vio como Zeus raptaba a la hija de Asopo, un Dios-río.

 Y Sísifo que era considerado como el más astuto de los hombres, sacó provecho de la situación avisando a Asopo del rapto, a cambio pidió un río en medio de su reino. Cuando Zeus descubrió el delato se irritó tanto que envió a Tánatos (la muerte) por el chismoso.

 Pero, Sísifo logró sorprender a Tánatos y lo encadenó durante mucho tiempo, hasta que Zeus personalmente acudió a liberarlo para que siguiera cumpliendo su función.

 Sísifo sabía que pronto moriría y encargó a su esposa le organizara grandes funerales.

 Ya en el Hades (infierno), al enterarse de que su viuda no había cumplido con su pedido, consiguió permiso para volver al mundo de los vivos y castigar a la mujer.

 Pero ya en la tierra se negó a regresar al Hades, burlándose así de las deidades que lo habían matado, enviado al infierno y permitido salir de él.

 A manera de castigo por las burlas cometidas, Sísifo fue condenado a subir una pesada roca a un monte y una vez que la colocara la roca en la cima podría morir y descansar en paz.

 Sísifo nuevamente quiso burlarse de los Dioses e intento hacer trampas para vivir más sin trabajar, pero los Dioses no cayeron en el engaño, y decretaron que cada vez que la roca estuviera a punto de ser colocada en la cima cayera al vacío obligando así a Sísifo iniciar la pesada tarea.

 Éste ya merito de la piedra se repetiría eternamente y por errores que el propio Sísifo cometería.

El argentino Mariano Grondona acuñó el término “síndrome de Sísifo” para ejemplificar que cuando alguien no supera una “prueba final” que definiría su vida es porque no quiere superarla.

En psicología deportiva el término ya se había estudiado y se bautizó como “el miedo a ganar”, y se menciona el siguiente ejemplo: se teme a ganar la semifinal porque se llegaría la hora de demostrar realmente las capacidades, para evitar esto inconscientemente se busca algo que evite el triunfo, una expulsión, una rodilla lesionada, un árbitro injusto, etcétera.

Otro caso común ocurre cuando a un niño desde la más tierna infancia se le dice constantemente que es un genio, obligándolo a vivir a la altura de ese sueño paternal, pero en el fondo ese hombre, adolescente o niño teme que a la hora de la verdad no esté a la altura y el sueño paternal se derrumbe.

Así de cierto modo busca evitar esa prueba, perdiendo el camión, enfermándose, así buscan una excusa para no llegar al momento de la verdad.

PUNTO FINAL

El poder no corrompe a las personas, las desenmascara.

PABLO TORRES CORPUS
torrescorpus@hotmail.com
(Imagen, Zacatecas 30 de junio de 2010)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s