Los “Placozos” y Punto Final.

Es sumamente injusto que miles de zacatecanos anualmente tengamos que gastar una considerable cantidad para mantenernos dentro de la ley, quienes pagamos placas y tenencia somos identificables, ubicables y responsables por conducir un auto, además de infraccionables.

En cambio quien compra y conduce un auto chocolate o sin placas, conduce sin mayores problemas gracias a la impunidad móvil que genera no ser identificables, ubicables, responsables e infraccionables.

Sí un “chocolate o desplacado” choca o se mal estaciona el conductor puede huir sin preocuparse por ser identificado y mucho menos por responder legalmente.

Esto es un incentivo perverso y negativo para comprar y conducir en la ilegalidad.

 Es evidente que la delincuencia organizada regularmente se transporta en autos sin placas, ante esto las autoridades viales han optado por no molestar a los conductores y tripulantes de coches desplacados, no vaya siendo que sean malosos.

Ante esta situación, muchos dueños de chocolates o deudores de tenencia han decidido quitarle las placas a sus coches, así confunden a las autoridades y circulan sin molestia, responsabilidad y hasta infundiendo temor al ostentarse como malandros.

 El problema es que esta tendencia crece, lo peor, es que especialistas en seguridad han determinado que el circular sin placas genera protección tácita e impunidad a la hora de delinquir.

Así ocurre en Ciudad Juárez dónde los coches desplacados circulan por miles, donde los sicarios que viajan en estas naves, delinquen y abandonan el vehículo que se vuelven inidentificable al igual de que delincuente.

Como hoy ocurre en Zacatecas, ocurrió en Juárez hace casi 30 años, cuando los autos chuecos o con deudas empezaron a circular sin placas con el silencioso amparo de las autoridades.

Luego, cuando los gobiernos de Juárez quisieron hacer algo simplemente no pudieron, las manifestaciones y el voto cautivo de miles de conductores anónimos han impedido regular esta nefasta costumbre.

El argumento favorito es que no se regula a los desplacados por que es el patrimonio de miles de familias que llevan a sus hijos a la escuela y al trabajo; de acuerdo, pero los desplacados también son el móvil de miles de delincuentes que tienen asolado Juárez y temeroso al país.

Particularmente prefiero niños a pie, que delincuentes en desplacados.

 Según datos de la Dirección de Transito y Vialidad son casi 13 mil, los chocolates que circulan en la capital y Guadalupe y un número indeterminado de “placozos desplacados”.

La relación entre desplacados e impunidad es evidente, las diez principales ciudades del país con problemas de seguridad asociada al narco y secuestro, ocupan también los primeros lugares en número de coches desplacados.

La única propuesta sería para tratar de registrar chocolates y desplacados, abortó por el interés electoral que dominó a distinguidos tribunos de la LIX Legislatura local.

Ojala y en unos años no lamentemos como el conducir y delinquir en desplacados se convirtió en una funesta costumbre zacatecana, como ocurre en Ciudad Juárez.

 

Punto Final.

¿Joaquín Sabina el primero de mayo en Zacatecas?

torrescorpus@hotmail.com

(Imagen, Zacatecas 3 marzo 2010)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s