La Narcoguerra y Punto Final

Desde su arranque la ofensiva del gobierno federal contra el narco ha sido terreno fértil para la crítica. Con contundencia y abundancia se repite que, se debe de cambiar la estrategia en la lucha contra el narco y prácticamente nunca se propone algo en concreto.

 Los detractores se limitan a decir que es una guerra perdida, que hay que cambiar, pero no dicen cómo cambiarla, hacia dónde orientarla o de que otra manera enfrentarla.

 Se pide el regreso del Ejército al cuartel. El Ejército salió a las calles por la corrupción e incapacidad de las policías municipales, estatales y federal de protegernos. De no ser por los militares, el Estado y la ciudadanía estaríamos en plena indefensión.

 Es el Ejercito quien los grandes golpes, el que enfrenta de tu a tu al narco. ¿Sí regresan al cuartel se acabará la violencia o crecería? ¿En quién confía más en la halconada policía municipal, estatal, federal o Ejército?

 Muchos gobernadores se quejan de la presencia militar olvidando que en décadas sus policías estatales han sido incapaces de efectuar un operativo exitoso contra el narco o el secuestro.

 He investigado en la hemeroteca y registros oficiales de sobre un solo golpe fuerte que se haya dado al narco desde alguna dependencia estatal y no he encontrado uno solo.

 Algunos señalan que debe enfrentarse al narco en sus finanzas y dejar la lucha armada, coincido en lo primero, pero no con lo segundo; no hay guerra que sea no multifrente y así como no se puede enfrentar al narco solo a balazos, no se puede enfrentar solo desde el escritorio.

 La propia DEA e investigadores del tema reconocen que al golpear la estructura financiera del crimen organizado, este diversifica sus actividades, pasando de mega movimientos bancarios a mini golpes en efectivo como extorsiones, secuestros.

 El que se congelen las cuentas de los narcos no va a convertirlos en hombres buenos que dejen el fusil y tomen la pala. Dejarán de usar el banco pero no de delinquir.

 Otros hablan de combatir al narco con escuelas, museos, espacios deportivos,  actividades culturales. Se escucha muy bonita y qué más quisiéramos que así fuera pero está demostrado que no es la única forma ni la más eficaz de atacar a la delincuencia.

 Solo por citar un ejemplo Ciudad Juárez cuenta con 17 Universidades; 16 museos; 48 estaciones de radio; 9 canales de televisión locales; 4 estadios, equipos de primera en futbol, béisbol y basquet bol; 13 diarios editados desde esta ciudad.

 La educación, cultura y deporte son parte de la lucha no la manera de dar lucha.

 Sí se deja la lucha armada como combatirán el crimen, ¿poniendo spots o tocando puertas pidiéndoles a los criminales se rindan por las buenas y sin disparos?, ¿un sicario entiende razones?

 En esta guerra multidimensional se debe de enfrentar en todos sus frentes incluidos los de plomo.

 De ninguna manera se justifican las muertes de inocentes y aunque es políticamente incorrecto decirlo: en todas las guerras mueren inocentes y pese a lo que se diga, las estadísticas oficiales y de ONG´s como ICESI (Instituto Ciudadano de Estudios Sobre la Inseguridad, A.C.) indican que de cada 100 muertos en esta guerra 90 son personas relacionadas con el narco; 10 son policías municipales, estatal, federales, militares y gente inocente en ese orden.

 Es muy prematuro para decir si la estrategia contra el narco falló, todas las estrategias son de largo plazo, por eso son estrategias, en tres años no se puede determinar a rajatabla si una estrategia funcionó o no.

 Tal vez fallen algunas tácticas, esas si son de corto plazo y son más fáciles de verificar.

 Incluso lo que han anunciado como cambio de estrategia por parte del gobierno federal no lo es, se trata de adicionar tácticas sociales a una guerra de largo plazo, una guerra más difícil que las convencionales por tratarse de una guerra de guerrillas.

En las guerras convencionales son Ejércitos adiestrados, uniformados, con bases, instalaciones y frentes contra  Ejércitos adiestrados, uniformados, con bases, instalaciones y frentes, en esta guerra de guerrillas pelea un Ejército como se describe contra infinidad de bandas sin uniforme que atacan desde la clandestinidad y bajo el amparo y protección de autoridades, por ello es más difícil.

 PUNTO FINAL.

 La política es el segundo oficio más antiguo de la historia, aunque hay muchos que se empeñan en igualarlo al primero.

 PABLO TORRES CORPUS.

torrescorpus@hotmail.com http://www.twitter.com/torrescorpus

(Imagen, El Alacrán 10 de febrero 2010)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s