El Reino del Revés y Punto Final

Arrancamos 2009 con “novedades” en materia fiscal, los aumentos en los impuestos mas extendidos y la eliminación de subsidios a combustibles.

 Para la mayoría de los mexicanos este ajuste representa una importante rasguño a sus carteras, para la parte oficial significa mejorar la capacidad recaudatoria del fisco y eliminar apoyos que benefician a los menos pobres.

 Estas impopulares medidas del gobierno federal son las correctas, lo triste es que como ocurre continuamente en México, las políticas fiscales y económicas se aplican a destiempo, cuando la lógica y comunidad internacional van en sentido contrario a lo ejecutado en nuestro país.

 En las ultimas tres décadas nuestro país ha traído desajustado el reloj fiscal y ha actuado contrario a las tendencias y a veces, hasta contra la lógica económica.

 Cuando existen excedentes petroleros y la economía ha marchado más o menos bien el gobierno relaja la política fiscal general atenido a los cobros que realiza a PEMEX, por producción y exportación.

 Cuando el pueblo ha estado en mejores condiciones de pagar más impuestos y vivir sin subsidios sin padecer desajustes mayores, el gobierno exenta o no cobra impuestos y subsidia de todo, principalmente combustibles.

 Al revés, cuando hay crisis y el ingreso real de las familias se ve diezmado, el gobierno (que cuando hubo vacas gordas no ahorró o previó) para mantener su gasto deja de subsidiar, sube impuestos e inicia cacería de los evasores que antes consintió.

 Al iniciar el año pasado y con un panorama económico más optimista que el actual, el gobierno decidió a un elevado costo económico congelar el precio de los combustibles, previamente los diputados mantuvieron sin cambios significativos las tasas impositivas.

 Ahora que el futuro se ve más sombrío que hace un año, el gobierno federal (ejecutivo y legislativo) decide aumentar impuestos y dejar de subsidiar combustibles.

 Hasta en términos de rentabilidad electoral, los subsidios y reducciones fiscales se notan y agradecen más en tiempos de crisis.

 En este espacio hemos manifestado lo injusto que resulta subsidiar combustibles, lo necesario que era retirar estos apoyos, el problema es que se estuvieron subsidiando cuando no eran tan necesarios, ni la crisis tan resplandeciente.

 Que bueno que por fin se dejen de subsidiar combustibles, el subsidio a los combustibles era sumamente caro y como toda subvención que se mantiene de forma permanente era insostenible.

Que malo que se haya tomado esta decisión, en enero de un año gris económicamente hablando, con fuertes heladas que suponen mayor gasto de energía y con efectos inflacionarios mayores que si se hubiera postergado la eliminación.

Décadas de subsidios a combustibles nos mal acostumbraron y vemos tos apoyos como algo obligatorio y natural.

Nadie duda que el gobierno necesita dinero para poder cumplir con sus apoyos, pero más necesita y el ciudadano para cumplir con el “diario”.

Es como si nos quitaran el paraguas cuando empieza a llover.

Punto Final.

Nos cuesta y tememos más a la encuesta de enero, que a la cuesta del mismo.

PABLO TORRES CORPUS

torrescorpus@hotmail.com

(Imagen, 13 enero 2010)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s