Ciudadanazos” de mi vidaza y Punto Final

Cada es mayor la opinión de que los políticos no nos representan, que están lejos de la ciudadanía. Nos quejamos de los políticos malos, vividores que atracan al pueblo abnegado, a los ciudadanos que somos unos buenazos.

Cuando hablamos de los políticos los juzgamos como si fueran de otro planeta, de otra dimensión, como si su origen nos fuera ajeno. Pero desgraciadamente no.

Quienes dicen que los políticos no nos representan, se equivocan, para nuestra desgracia cada día los políticos nos representan más como sociedad y tristemente nos representan a partir de nuestros peores vicios o males. 

Nos quejamos que los políticos son mentirosos, como si nosotros ciudadanos sin partido fuésemos la honestidad andando, como sí nunca dijéramos: mañana te pago, nomás poquito; la ultima y nos vamos o no estoy. No se llega a ser mentiroso profesional sin una intensa práctica en casa.

 

Que los candidatos tienen poca escolaridad y escasa cultura. Pos que esperábamos en un país con 7.2 años de escolaridad y 1.5 libros leídos en promedio al año. 

Que los políticos son corruptos. Obvio, cuando el 80% de los ciudadanos aceptan haber dado mordida y el 64% ve los cochupos como algo natural y el último estudio del Banco Mundial nos reprobó como sociedad en corrupción con 49 puntos de 100 posibles.

 

Que los candidatos son gandallas. Natural con el gandallismo diario que vivimos, desde el vecino que no respeta la cochera, el conductor que no respeta señalamientos hasta el médico que nos vende medicamentos del sector salud. 

Que los discursos están llenos de banalidades, pos a “wilson”, si la prioridad de la mayoría de los mexicanos es el fútbol y las novelas. 

Es cierto que los políticos se han alejado de la ciudadanía, pero también los ciudadanos lo han hecho de la política, bastaría con que el ciudadano se informara más para acercarse a la política, evitar sorpresas y agandalles.

 

Exigimos candidatos perfectos, ideales como si fuésemos una sociedad perfecta o ideal,  los candidatos que hay son lo que tenemos porque así somos. Debemos reconocer que los políticos son como el futbol, el cine y todo lo público un reflejo de lo que como mexicanos somos. Ni la política, ni el futbol pueden escapar a nuestra idiosincrasia. 

Cuando hablamos de nosotros como ciudadanos nos parecemos a Doña Naborita que solo veía en su hijazo cualidades y ni un defecto, conducta que tenía al hijazo sobreestimado y fregada a Naborita.

 

No podemos cambiar todo de la noche a la mañana, no podemos cambiar al sistema de un plumazo pero si podemos cambiar nuestras actitudes, una buena forma de empezar es evitando abstenerse.

No ir a la casilla es la forma más cómoda de evadir la responsabilidad ciudadana que tanto alabamos. Abstenerse es un camino corto para acrecentar el divorcio política sociedad.

Si quiere anule su voto, vote por Michael Jackson o por quien quiera pero acuda a la casilla. 

PUNTO FINAL.

Por lo visto en Zacatecas nunca tendremos un “Palacio de Convicciones”.

PABLO TORRES CORPUS

torrescorpus@hotmail.com

(IMAGEN, Zacatecas, 1ero de junio 2009)

Anuncios

2 comentarios en “Ciudadanazos” de mi vidaza y Punto Final

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s