Eticapitalismo y Punto Final.

Hoy como nunca se dice que el sistema capitalista carece de valores cívicos y sociales, pero paradójicamente la prosperidad que vivió el sistema capitalista gringo se soportó en valores ético-sociales. Cuando esos valores éticos se relajaron o esfumaron vino el crack.

 

La verdad es valor básico para el “apalancamiento” de la confianza, siempre que las calificadoras bursátiles, bancos y analistas han mentido tienen un breve auge que después pagan con creces. Enron y Worldcom mintieron a accionistas, socios y empleados, al descubrirse la falacia la caída fue mortal.

 

La responsabilidad fue otro valor descuidado. Dada la bonanza los bancos fueron poco responsables al vender fondos con respaldos inseguros, al otorgar créditos a diestra y siniestra; los consumidores fueron irresponsables al tomar créditos que sabían no podrían pagar. Ni hablar de la irresponsabilidad del gobierno de Bush.

 

Basada en la verdad y responsabilidad la confianza es un capital invaluable que sostiene mercado, genera valor y evita crisis.

 

Esta crisis más allá de los aspectos bursátiles es una crisis de confianza, originada porque la confianza de millones de personas, bancos, autoridades fue defraudada y en el proceso se engañaron los unos a los otros.

 

Los consumidores engañaron a los bancos haciéndoles creer que podían pagar; los bancos a los clientes haciendo creer que este auge sería eterno, también se engañó a los inversionistas que engañaron a los constructores y gobierno y el gobierno a todos con su guerra, costos y proyecciones. El resultado de esta maraña: ahora nadie cree en nadie.

 

El origen de esta crisis no surge de la economía real (la que produce conocimiento y bienes) sino de la economía financiera que lo único que produce y vende son esperanzas, expectativas, análisis, promesas, sueños y para vender lo anterior requiere de la confianza de los consumidores que hoy no les creen, por eso ya no venden, por eso está quebrada.

 

El que siga tronando el sistema financiero gringo pese a las medidas que el Gobierno tomó se debe a que no hay la confianza en que dichas medidas sean las adecuadas y/o suficientes.

 

Ejemplo del valor de la confianza lo puso Warren Buffett que hace una semana decidió invertir 5 mil millones de dólares en la quebrada General Electric (GE).

 

Un día después del anuncio, GE se benefició con el dividendo de credibilidad y vendió más de 12 mil millones de dólares en acciones. Si el hombre rico del mundo confía en GE es por algo dijeron los analistas e inversores.

 

En 1994 los magnicidios mexicanos, la mala política de devaluación y demás hicieron que pueblo y empresarios perdieran la confianza en la economía mexicana, entonces el respaldo económico del gobierno de Estados Unidos además de aportar liquidez aportó confianza, si la economía más grande del mundo confía en México es por algo.

 

El valor de la confianza es invaluable, poco vale el dinero sin confianza para invertir o producir, de nada sirve el conocimiento si nadie cree en lo dicho. De nada sirve ser el mejor político sin la confianza de los electores.

 

PUNTO FINAL.

Con tanto enfrentamiento interno y externo confirmamos que la mayoría de los perredistas son ama-líos.

 

 

PABLO TORRES CORPUS.

torrescorpus@hotmail.com

(IMAGEN, Zacatecas, Zac. ocho octubre 2008)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s