LOS PPS Y PUNTO FINAL.

Los términos capitalismo e inversión privada suelen satanizados por diversos sectores sociales. Tal vez el efectivo adoctrinamiento nacionalista-revolucionario, fracasos pasados o errores económicos han azuzado la animadversión a lo privado.

 

Por otro lado los términos gobierno y empresa publica suelen ser satanizados por diversos sectores. Tal vez la ineficacia de muchas empresas gubernamentales, sus permanentes números rojos y la corrupción han incitado el rechazo a lo público.

 

Pero fuera de versiones maniqueas y posiciones ideológicas existen modelos de asociación público –privada (APP) que funcionan con éxito, mejoran los servicios a la sociedad y permite el desahogo en las finanzas de los estados.

 

Dentro de los APP hay distintos esquemas, siendo los Proyectos para la Prestación de Servicios (PPS) uno de los métodos más eficientes y de mayor auge, no solo en Europa, sino también en varios estados y municipios mexicanos que han ampliado su infraestructura y mejorado sus servicios mediante este mecanismo.

 

Los PPS permiten a los gobiernos impulsar inversiones adicionales a través de contratos de largo plazo, y son esquemas donde inversionistas o empresas diseñan, construyen, financian y operan infraestructura de apoyo para prestar diversos servicios a las dependencias y entidades del sector público.

 

Por ejemplo una empresa particular diseña y construye un edificio inteligente que le “renta” al gobierno durante un periodo previamente pactado, pero al fin del tiempo establecido el edificio se convierte en propiedad del gobierno, también puede quedarse en manos privadas a cambio de pagos que regularmente son diferidos. O, como recientemente ocurrió en el Estado de México y Distrito Federal donde una empresa privada construyó, dará mantenimiento y operará por un largo periodo un tren suburbano que al concluir del contrato será propiedad de los gobiernos mencionados.

 

El establecer un PPS no significa que el gobierno se desentienda de sus responsabilidades y que en automático pague o acepte el servicio que ofrece la parte privada, gobierno y empresa deben demostrar a través de análisis costo y beneficio, el valor y provecho social de realizar un PPS, además la Secretaría de Hacienda ha diseñado un marco jurídico y operacional donde los pagos se realizan en función de la disponibilidad y calidad de los servicios que se presten. Cumplidos estos criterios el gobierno tiene la obligación de cubrir los pagos correspondientes, los cuáles se registran como gasto corriente.

 

En México Nuevo León y Estado de México son las entidades que mayor provecho han sacado a este esquema, incluso ya cuentan con leyes estatales para un mayor beneficio. Zacatecas solo cuenta con un PPS federal, la carretera Zacatecas-Saltillo, pero el proyecto se tenido una franca oposición por parte de un Senador zacatecano, además que no tenemos un marco jurídico competente.

 

PUNTO FINAL.

Para atender la crisis del agave delegados federales, secretarios estatales y diputados locales se reunieron el martes en busca de soluciones y después de cuatro horas de debate y cifras, acordaron por unanimidad reunirse luego para aterrizar ideas.

 

PABLO TORRES CORPUS.

 torrescorpus@hotmail.com

(IMAGEN, catorce de mayo 2008 )

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s