LA CLAUSURA, EL CONGRESO Y PUNTO FINAL.

“Dos monólogos no hacen una conversación”

JLDV

 

Al momento de redactar el presente se cumplen ocho días de que se tomaran las tribunas del Congreso de la Unión con el pretexto de debatir la reforma petrolera y de que no se mayoriteara a la minoría (sic).

 

El asalto se ha convertido en una vacilada y ahora se debate como será el debate y la minoría ha “minoriteado” a la mayoría, al someter al setenta por ciento de los Diputados a la voluntad del treinta por ciento que representan los opositores. O la sumisión del setenta y dos por ciento del Senado por el veintiocho por ciento inconforme. Lo anterior sin contar que hay perredistas que se han negado a participar en la toma de tribunas.

 

Los seguidores del Andrés Manuel López Obrador (que son todo el PRD), tienen todo el derecho a manifestarse, a oponerse a lo que gusten, pero para todo hay formas y cauces legales, cauces que al cobrar quincenalmente aprueban calladamente. Pueden oponerse pero no aniquilar la lógica y memoria.

 

ANTECEDENTES.

Mucho se dice que nunca en la historia contemporánea se había clausurado un Congreso. Se equivocan.

En mil novecientos trece el gobierno de Victoriano Huerta (el usurpador) clausuró el Congreso. En el veintidós Benito Mussolini clausuró y luego disolvió el Parlamento italiano.

En Alemania, en marzo de mil novecientos treinta y tres y luego de un mes de que se incendiara el Reichstag (parlamento alemán), el legislativo cedió sus facultades al Canciller Adolfo Hitler.

En el cincuenta y nueve en Paraguay, Alfredo Stroessner disolvió la Cámara de Representantes. Setenta y tres, Uruguay, Juan María Bordaberry, clausura y disuelve el parlamento.

 

Perú, mil novecientos noventa y dos, los partidos del Frente Demócratico y Alianza Popular Revolucionaria Americana clausuran y disuelven el Congreso de la República.

Conste que no comparo, ni digo que los que tomaron la tribuna son autoritarios, solo ejemplifico que las clausuras de congresos no es algo nuevo.

 

POLÍTICA.

En su más pura acepción la política establece e históricamente ha establecido como fundamentos el diálogo, la verdad y las reglas. Y desgraciadamente en la toma de tribunas no se ha respetado ni las reglas, ni el dialogo y mucho menos la verdad.

 

Digo que no se ha respetado el dialogo porque para los seguidores de AMLO oír, dialogar con el adversario es señal de entreguismo. Sino recordemos como calificaron de sumisos, entreguistas y traidores a Jesús Ortega, Ruth Zavaleta, Amalia García, Zeferino Torre Blanco y Lázaro Cárdenas, cuando estos se reunieron con Felipe Calderón o algún funcionario del gobierno federal.

 

Ni hablar de las reglas, ya que no se han respetado ni las legales, ni las de urbanidad y mucho menos las políticas.

Y digo de la verdad por las siguientes omisiones, mentirillas, incongruencias u olvidos.

Siempre que se expresan dicen hacerlo a nombre del pueblo de México, pueden hablar en nombre de sus seguidores y hasta de su partido, pero, ¿de todo México?.

 

Piden transparencia cuando, entre muchas otras cosas nunca han dicho cuanto costó el segundo piso del Distrito Federal, porqué no se licitó, nadie sabe ni sabrá hasta el dos mil catorce, cuando concluya el blindaje que Andrés Manuel impuso para que no se conocieran los expedientes financieros y técnicos de la obra.

 

Tampoco nadie sabe a cuánto ascienden los terrenos y obras que AMLO regaló a la iglesia católica para la construcción de la plaza Mariana, el boletín 729 emitido por el Gobierno del D.F. el Jueves, veintiuno de julio de dos mil cinco solo menciona que la obra tendrá un costo superior a los tres cientos millones de pesos, pero no dice cuanto pondrá el Gobierno del D.F.

 

Quieren que no se haga una votación rápida en la reforma porque es inmoral, ya se les olvidó que a Andrés Manuel y su programa de acciones los eligieron a mano alzada en el zócalo, minutos después de proponerlos.

 

REFERÉNDUM.

Ahora los inconformes con la reforma petrolera han pedido un referéndum, acto que no esta contemplado en la constitución y que en lo particular significa una burla, porque para eso están los legisladores, para aprobar, modificar o proponer iniciativas, porqué hasta ahora se acuerdan de los ciudadanos, porque no solicitaron referéndum cuando se discutía el IETU, el aumento de sus dietas o la disolución del IFE.

 

Ahora que la bronca es mayor y que perderían la votación se acuerdan del referéndum. El referéndum es bienvenido pero si se nos toma en cuenta para todas las decisiones del Congreso, no nomás cuando se les atora.

 

Es más que hubiera referéndums cada seis meses y así podríamos elegir y aprobar las leyes que más nos gustaran. Si así fuera no habría necesidad de senadores y diputados, que nos dicen representar y hasta nos ahorrábamos más de ocho mil millones de pesos anuales, que es lo que gastarán este año los legisladores.

 

Digo que es una burla porque los seguidores de Andrés Manuel bien saben que no hay manera de hacerlo, ¿quién va a organizar el referéndum? El IFE para que si pierden aleguen fraude y pidan voto por voto, tomen calles y luego nombren una reforma legitima? ¿O el propio PRD contará los votos del referéndum como contó los de su elección interna y luego de dos años digan que va una reforma interina? Por favor…

 

EL DEBATE.

El debate es herramienta fundamental para la política, cuando se practica, pero el tema ya se debatió al interior de los partidos de acuerdo a sus beneficios, Usted cree que si se debate la reforma cincuenta, ciento veinte o dos mil días los seguidores de AMLO van a cambiar de opinión o los panistas van a sumarse a la campaña de Andrés Manuel. Usted cree que el PRD convenza al PAN y PRI o viceversa, para nada, si debaten todos esos días le aseguro que no habrá cambios en las posturas.

 

Quieren debatir los petrobonos propuestos por Felipe Calderón, que debaten ,si es una propuesta igual a la que Convergencia presentó en su plataforma electoral y hasta aparece en su página de Internet. Propuesta que AMLO hizo suya y hasta presentó en su libro “Un proyecto alternativo de Nación, hacia un cambio verdadero” (GRIJALBO MONDADORI, 2004).

 

AL REVÉS.

Un elemento clave para la negociación exitosa es ponerse en los zapatos del rival, adversario, oponente u enemigo. Imaginemos lo que pasaría si fuera al revés y una minoría panista clausurara el congreso para evitar que se presentara o discuta una iniciativa de un Presidente perredista. ¡Qué dirían los perredistas?.

 

¿Qué hubieran dicho si cuando AMLO gobernaba el D.F. la minoría panista en la Asamblea Legislativa le hubiera clausurado el congreso?

 

Qué pensarían, si los priístas o panistas llamaran pelele o espurio a Andrés Manuel a Encinas o alguno de los gobernadores del PRD.

 

Que pasaría si el PRI y PAN para contrarrestar el poder del PRD en los estados y las acciones de López Obrador crearan un congreso federal legitimo que aprobara todo lo que Calderón mande o nombraran en cada gobierno perredista un congreso y un gobernador legitimo que se oponga a lo que manda el PRD.

 

 

PUNTO FINAL.

Dicen que lo que no quieren es que se privatice el patrimonio de los mexicanos, con la reforma PEMEX no se privatiza, pero por andar en el borlote ni cuenta se dieron que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes privatizó miles de kilómetros de carretera, ahhh pero la defensa de las carreteras no da reflectores ni propicia la toma de tribunas, ps ahí que las regalen si quieren.

 

PABLO TORRES CORPUS.

torrescorpus@hotmail.com

(El Alacrán, veinte abril 2008)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s